domingo, 2 de abril de 2017

Penyal D’Honor (808m.). Sierra de Tramontana, Mallorca


Me sobran días de vacaciones del año pasado y eso no se lo regalo a nadie, así que aprovechando la temporada baja y sus billetes baratos, me arranco a la isla de la calma que siempre me acoge encantada. Malloca tiene sus vertientes bien separadas por la Sierra de Tramontana que en su condición caliza, atesora cuevas, barrancos y magníficos senderos ideales para estas fechas del año. Como me estoy quedando en la encantadora población de Bunyola, aprovecho los senderos del Bosque de La Comuna para auparme a una cima sencilla pero no desprovista de encanto: el Penyal D’Honor.

Al fondo está el mar... una pena que la bruma no lo deje ver

Justo frente a la Iglesia de Bunyola comienzo la excursión por la Calle “Mare de Deu de la Neu” y siguiendo recto me encuentro con la Calle de La Luna y sus escaleras que subo hasta toparme con la “Carrer de Orient” donde giro a mi derecha para recorrerla en busca del “Carreró de La comuna” que queda unos 100m más adelante a la izquierda. Aquí ya encuentro la primera señal que me dirige a La Comuna por el “Camí des Grau”.


Un simpático vecino a la entrada de la Calle de la Luna

Voy dejando el pueblo abajo a mi espalda recorriendo una pista de acceso a las últimas viviendas. Como referencia tengo enfrente un cerro de paredes naranjas. Tras unos 400m. recorriéndola, abandono la pista mediante un desvío a la izquierda que se adentra en una vaguada. No hay pérdida, sigo las indicaciones del “Camí des Grau” por una muy cómoda senda que en su día sirvió a los carboneros de Bunyola como atestigua la primera cabaña que me encuentro al paso.




El camino asciende cómodamente describiendo alguna larga “Z” y llega a un desvío que indica un mirador a la izquierda. Ya que estoy, me acerco y saco una foto de las paredes naranjas que me recuerdan a mi querida Sierra de Guara. Regreso a la senda principal y continúo observando las indicaciones del “Camí des Grau” que me acompañarán toda la primera mitad de la jornada.

Desde aquí el camino se acerca al cauce seco del “Comellar d’en Cupí” y se adentra en él mediante un desvío que tomo recto dirección “Cas Garriguer”. No hay pérdida, sigo la senda y tomo el siguiente desvío a mi derecha hasta que me topo con un depósito de color verde junto al desvío, ahora a la izquierda, mediante el que me incorporo a una pista poco más ancha que el camino. La recorro durante unos 2km hasta encontrar un desvío flanqueado por dos grandes hitos a la izquierda. Éste recorre los empinados últimos metros hasta la cima del Penyal D’Honor desde el que contemplo las primeras estribaciones Sur de la Tramontana, el llano de Palma de Mallorca y adivino el mar al fondo, tapado por la bruma.


Cauce seco del Comellar d'en Cupí

Descansando en la cima

Desando mis pasos y de regreso a la pista, la cruzo y continúo de frente en muy franco descenso adentrándome definitivamente en el bosque de “Sa Comuna”. Tras un primer “escalón” el camino se suaviza y vuelvo a encontrarme alguna cabaña de carboneros. Tras un kilómetro bajando, llego a la zona recreativa de “Sa Comuna” donde paro a descansar un rato mientras me avituallo rodeada de pajaritos que aquí son especialmente juguetones. Me divierto tirándoles fotos hasta que me decido a reemprender la marcha.




El Área Recreativa de “Sa Comuna” es bastante visitada por los Mallorquines pues es posible llegar en coche a través de una pista en muy buen estado que parte desde Bunyola. Como no me apetece comerme toda la kilometrada por pista, utilizando wikiloc, localizo un camino no rodado que sale justo enfrente mío que estoy situada en una mesa tras la fuente. Ya no hay pérdida; bajo rápidamente por el bosque y me sigo encontrando cabañas y hornos de cal antiguos. De repente escucho el canto de un pavo real y me extraño pero justo me encuentro una puerta que me da acceso a una especie de granja donde se sitúa la casa “Sa Cova” que se encuentra vigilada por cámaras de vídeo. Por salvaguardar la privacidad de la gente que vive en ella, no le hago foto más que a sus inmediaciones.

124913 Ahí dentro hay una casa

A partir de aquí el camino se ensancha convirtiéndose en la pista asfaltada de la urbanización “Els Cocons”. Ya solo me queda continuar hasta toparme con la carretera que a la derecha me lleva hasta Bunyola.


AQUÍ el track

Fecha real: 21/03/2017

Desnivel: 600m

Distancia: 12km


Tiempo invertido: 3h40min

2 comentarios:

Eduardo dijo...

Hola Pirene.

Un recorrido sencillo, pero muy majo, especialmente por los tramos de bosque, y por las carboneras, que imagino han sido restauradas viendo el buen estado en que se encuentran.

Un saludo.

Hoy costra, mañana pus dijo...

Hola Pirene.

Que bien, eso de pasar unos días por las islas, que envidia¡

Salud¡

Fer