viernes, 28 de abril de 2017

La gran circular de “Las Fajas del Mascún”


Bonito del Norte lleva desde la primavera pasada con esta preciosa y vertiginosa excursión en mente.  Hoy por fin la vamos a recorrer y para semejante ocasión nos acompañan dos “Homoguarensis” amigos de toda la vida, así que ¡día grande! Recordando los tiempos del grito de guerra “domingo aventura, embarcada segura”… ¡que no nos pase nada!.

Bajando al Saltador de las Lañas

Aparcamos poco antes de entrar en Rodellar.  Arrancamos a caminar entrando en el pueblo y nos dirigimos hasta Cheto donde comenzamos a seguir las indicaciones para Bagüeste y/o Letosa que nos llevan a cruzar el barranco de la Virgen para seguidamente comenzar a ganar altura hasta la cota aproximada 1.100 desde la que nos asomamos a contemplar las preciosas formaciones calcáreas que componen el precioso paraje llamado “La Ciudadela” por su similitud a un grupo de edificios.


Continuamos por la senda en un agradable flanqueo casi sin ganar ni perder altura hasta cruzar el Barranco del Fabar y continuamos siguiendo siempre las señales hacia Letosa.  Ganamos un poco de altitud y nos asomamos a un mirador para contemplar Otin y su Barranco.


El espectacular barranco de Otín

Un pequeño descenso y cruzamos el Barranco de Fornazos, seguidamente un sube-baja nos lleva a cruzar un par de barrancos más tras los cuales ganamos altura otra vez para encontrarnos el desvío que nos indica “Saltador Lañas” e iniciamos el descenso hacia la cabecera del Mascún.  Pronto avistamos el Saltador de las Lañas al que tenemos que llegar tras un abrupto descenso que nos deposita en la preciosa Faja de Mascún.


Cuñado "homoguarensis" ya nos espera en la faja
Situados ya dentro del Barranco de Mascún, con la preciosa cascada y sus barranquistas rapelando como fondo, descansamos un poco e iniciamos el regreso hacia Rodellar para lo que nos situamos dejando el barranco a nuestra izquierda y, aunque parezca imposible, caminamos por la vira que va superando las paredes y ganando altura para entrar en la preciosa Faja Raisén tras la que giraremos para llegar al barranco homónimo.




Cruzamos el barranco por su cabecera y continuamos por la faja.  Camino conteniendo la respiración, un paso en falso, tropiezo o resbalón sería fatal.  El vértigo es nuestro compañero por este estrecho pero bellísimo camino que no reviste dificultad pero sí mucha exposición y peligro.  Y así, con cautela y admiración, poco a poco salimos de la faja y nos incorporamos al camino que en un corto descenso nos lleva a las inmediaciones de Otín, donde paramos a comer sentados plácidamente al sol, que nos lo hemos ganado.

Detalle de la faja por la que hemos venido
Desde aquí ya sólo nos queda seguir las indicaciones hacia Rodellar descendiendo por la famosa “costereta” como siempre al sol… ¡cosas que no cambian!.  Ya en el fondo del barranco, hacemos alguna corta parada para cumplir con las típicas tradiciones de una visita a este paraje, a saber: remojarse el cogote, foto de la “Cuca Bellostas” y foto del “Delfin de Mascún”.


El "Delfin de Mascún" hoy con escalador incluido
A partir de aquí, nos encontramos el lugar plagado de una curiosa mezcla de escaladores, familias y vacacionistas variados poblando ambas márgenes del camino, que para eso estamos en Semana Santa, hasta que comenzamos la subida hasta el pueblo de Rodellar donde culminamos esta magnífica ruta que solo recomiendo a aquellos con un mínimo de forma física y sobre todo cero vértigo.



AQUÍ el track

Fecha Real: 16/04/2017

Desnivel: 1.000m

Distancia: 20km

Tiempo invertido: 8h

4 comentarios:

Eduardo dijo...

Hola Pirene.

Recorrido top, de las que hay que hacer si, o si, hace algo más de un año lo hice con Carlos, y nos encantó, hay algún tramo que quita el hipo, no solo por la sensación de vacío, sino también por las vistas. Impresionante!

Un saludo.

Hoy costra, mañana pus dijo...

Hola Pirene.

Esta una de esas rutas imprescindibles en Guara, 5 *****.

Salud¡

Fer

carmar dijo...

Poco más que corroborar lo que antes han dicho Eduardo y Fer. Es un recorrido que hay que repetir cada vez que se presente la ocasión. Incontables las fotos que hicimos entre Eduardo y yo; y la mayoría buenas, por el paisaje, claro :-).
Salud y Montaña

Pirene dijo...

De verdad que sí, actualmente yo creo que es la ruta más chula de la Sierra de Guara.

¡Salud y orujo muchachos! que montaña tenemos, seguro.