martes, 23 de agosto de 2016

Visita a Bulnes (con vistas al Naranjo) desde Sotres


Buscando “arrime” para hacer noche en la furgoneta y casi sin querer, hemos dormido hoy en un entorno magnífico muy cerca de la población de Sotres y ya que estamos aquí, como queremos ver el Urriellu (Naranjo de Bulnes) un poco más de cerca, sobre el mapa que llevamos nos trazamos un recorrido para llegar a Bulnes caminando sin tener que utilizar el masificado funicular y evitando las rutas más concurridas y habituales.

Las cumbres calizas brillan tanto que parecen nevadas mientras amanece sobre Sotres aún a la sombra

Tenemos que salir del pueblo y justo en una curva muy cerrada a nuestra izquierda cogemos una pista que, transitando con mucha cautela, nos llevará a la Invernal* del Texu.  Aparcamos en un ensanche de la pista y empezamos a caminar atravesando las bordas.  La cosa no tiene más dificultad que caminar por la pista que tras un repecho salvado por largas lazadas nos deja en el Collado Cuaceya donde la pendiente afloja y las vistas se abren hacia Sotres que poco a poco irá quedando a nuestras espaldas.


La pista atraviesa la Majada** La Roble y aquí la abandonamos para incorporarnos por nuestra derecha a la senda que tras un corto repecho nos aúpa al Collado de Pandébano donde ya podemos contemplar la pared del Urriellu.  Un cartel nos indica que debemos seguir de frente por la GR202 para alcanzar Sotres en hora y media.

Estamos en zona ganadera y como las vacas han parido recientemente, nos encontramos estampas tan tiernas como esta

El día está muy nublado y húmedo, pero se camina a una temperatura muy agradable.   El camino comienza a descender suavemente por pastos y se adentra en un bosque.  Al encontrarnos un desvío sin marca de la GR que nos indique qué ramal seguir, nos la jugamos y tiramos por la derecha saliendo del bosque para comenzar un flanqueo por una fajeta que salva una pequeña pared desde donde contemplamos, metros más abajo, la empedrada y ancha GR que hemos perdido por estar mal señalizada.  Una pareja de franceses nos ha seguido y nos alcanza cuando estamos debatiendo si continuar, miramos el mapa que indica una Invernal desde la que podremos enganchar otra vez la GR, seguimos recto, los franceses nos adelantan y los perdemos de vista.

Allá van los franceses que no volveremos a ver
Llegamos a las Invernales de Armandes y enseguida, en una fachada, encontramos una pintada que nos indica “camino al Bulnes”, no somos los primeros en embarcarnos.  Bueno, lo del camino es relativo, más bien se trata de una bajada a cuchillo y campo a través hasta el Barranco Jelguera que cruzamos para situarnos por fin en la senda.


El Urriellu preside el lugar

Allá abajo está Bulnes
A partir de aquí comienza el descenso infernal (250m en menos de 1km) por roca mega-resbaladiza hasta el pueblo de Bulnes.  Ahora entiendo lo remoto del lugar, está asentado en una ínfima vaguada custodiada por paredes a sus cuatro costados con la canal del Tejo como principal obstáculo pero es precisamente esta circunstancia lo que le confiere un ambiente mágico y solitario que se rompe justo a nuestra entrada pues hemos coincidido con la llegada del primer turno del funicular.


Nos sentamos plácidamente en una terraza a tomarnos una merecida cerveza, sobre todo porque lo gordo de hoy nos espera ahora pues para regresar tenemos que ascender los casi 1000 metros de desnivel que hemos bajado, cosa que hacemos sin más sobresalto después de habernos avituallado correspondientemente.  Cumpliendo con las predicciones, disfrutamos durante todo el camino de algún pequeño chubasco y de una refrescante niebla que no es molesta sino incluso embellece la zona.  Llegamos al Collado Pandébanos, atravesamos las invernales y al llegar por la pista de nuevo al Collado Cuaceya, nos desviamos por una senda que nos ayuda a recortar las eses de la pista y adelantamos tramo, lo cual nos viene muy bien pues apenas unos metros antes de llegar a la furgoneta se desata una tormenta que nos servirá hoy de excusa para buscar un hotel.

Niebla al llegar de regreso al collado Pandébanos

*Se ve que aquí con “Invernal” se refieren a agrupaciones de bordas donde se refugian tanto pastores como ganado en el tiempo adverso o simplemente en busca de más tranquilidad (si cabe)
**Una majada es lo mismo que una Invernal pero con otro nombre, o eso he terminado entendiendo



AQUÍ el track

Fecha real: 04/08/2016

Desnivel: 990m

Distancia recorrida: 15,50km

Tiempo invertido: 6h 45min

sábado, 20 de agosto de 2016

Torre Blanca (2.619m). Primera incursión en Picos de Europa


No es mi primera vez en Picos de Europa pues hace unos cuantos años recorrí la archifamosa ruta del Cares que es muy bonita pero en absoluto requiere repetición.  Esta vez me vengo con Bonito del Norte a culminar una gesta ni tan famosa ni tan sencilla que nos dejará maravillados por su belleza y extenuados por su dureza.  El Torre Blanca no es un pico cualquiera, se trata de una de las cimas más altas de Picos de Europa y la cima más alta de Cantabria.  Lo hemos elegido por parecer el más fácil dentro de la dificultad que presentan todas las cimas relevantes de esta zona aunque lo de la dificultad aquí es bastante relativo, como podréis comprobar en breve.

Ahí en el centro, desafiando, el Torre Blanca

Hemos dormido en el parking del Teleférico de Fuente Dé, lugar muy recomendable para hacer noche en la furgoneta, por cierto.  Tras prepararnos disfrutando del entorno y después de colocarnos los primeros en la larga cola que se va formando desde una hora antes de abrir la taquilla, a las 09:00h (primer turno y aún me parece tarde) nos montamos en el teleférico que en pocos minutos nos deja en la estación superior a 1.700m de altitud.

Ahí viene el teleférico
 
Comenzamos a caminar por una cómoda pista siguiendo la PR27, al llegar al collado Horcadina de Covarrobres continuamos por nuestra izquierda para incorporarnos a la PR23 que nos permitirá contemplar los Lagos de LLoroza casi vacíos y rodeados de ovejas.  Poco a poco “lo bueno” se acaba, la pista se convierte en senda y salimos de la umbría para enfrentarnos a lo que va a ser la tónica del día: un sol de mil demonios animado por el laberinto calizo que da forma a esta tremenda cordillera.

Una autopista comparada con lo que nos espera
 
Tras flanquear las faldas de la Peña Olvidada y de la Peña Vieja que quedan a nuestra derecha, el alto de la Vueltona nos lanza a serpentear por la pedrera muy cómodamente pero en franco ascenso hasta que en otro alto cambiaremos otra vez de senda, esta vez la PR7 (dirección Horcados Rojos) girando a la izquierda para continuar ya con vistas del Refugio Cabaña Verónica al que nos habremos de dirigir, un kilómetro más adelante, mediante un desvío marcado con un inequívoco hito.

Al fondo la pequeña Cabaña Verónica parece una nave espacial
 
Al llegar, me sorprende que haya un guarda que me explica que el Refugio está guardado todo el año, tiene capacidad para unas siete personas en caso de emergencia y dispone de venta de bebidas frescas.  De momento no nos hacen falta, así que descansamos un rato y nos avituallamos mientras jugamos con unas Chobas simpaticonas que, a diferencia de las pirenaicas, parecen muy acostumbradas a la gente y se acercan incluso demasiado.
 
 

Por detrás del refugio, buscaremos y seguiremos la sucesión de hitos que nos irá transportando por un tremendo laberinto kárstico para rodear y dejar a nuestra izquierda la vaguada de Hoyos Sendros hasta llegar a la Collada Blanca.  Desde el refugio y hasta aquí, hemos ido acompañados de Rubén y Marta del blog “La cabra de monte” que hemos conocido subiendo y que tienen idea de continuar hacia la Torre Llambrión, segunda cima de Picos de Europa.  Aquí nos despedimos.  Bonito y yo continuamos por la izquierda siguiendo los hitos y trazas de senda por una sucesión de viras y placas muy cómodas y adherentes que siguen la arista Este del pico que abandonaremos en un flanqueo de izquierdas hasta que nos topamos con el tremendo nevero que ya nos hacía dudar desde lejos.  Se ve muy empinado y no llevamos material de nieve.  Mientras pensamos qué hacer nos alcanza la pareja de Zaragoza que tampoco llevan “hierros” y por tanto han renunciado a su objetivo que seguro tenía un nevero comprometido.


Y así todo el rato
 
Ahora sí, nos presentamos oficialmente y decidimos continuar los cuatro juntos para ayudarnos y asegurarnos en un terreno desconocido para todos.  Descendemos un poco en busca de un cruce más corto y llano del nevero, lo cruzamos otra vez en busca de un hito y trazas de senda muy empinada que nos acercan a lo más empinado del nevero y a una chimenea que parece sería el paso clave normal, pero hay que pisar nieve así que bajamos otra vez al punto de partida y nos orientamos al collado Oeste (izquierda de la cima).  Caminamos y trepamos por un terreno infame sin itinerario concreto, buscando los pasos que nos parecen más lógicos y/o sencillos maximizando la precaución y flanqueando de oeste a este la base de la cima que alcanzaremos tras una trepada de 1ºgrado en una placa tumbada que me pone los pelos como escarpias ¡siempre he odiado los pasos de adherencia, ridiez!.

Vistas hacia el Sur desde la cima

Bueno, ya estamos en la cima.  Comemos, hacemos fotos y nos ponemos de acuerdo en bajar juntos pues he de admitir que estoy bastante preocupada: si subir ha sido complicado, no me puedo imaginar bajar ¡tengo miedo!.  Pero bueno, disfrutaremos la vistas de momento…

Peña Vieja

El Torre Cerredo, señor de los dosmiles de Picos de Europa
 
Hemos leído en las reseñas de wikiloc que hay itinerario por el filo de la arista Este, fácil pero muy aéreo.  Vamos a intentar seguirlo para el descenso.  Nos ponemos en marcha siguiendo algunos hitos desperdigados y trazas de huella por el filo de la cresta mediante trepadas y destrepadas sencillas pero efectivamente muy aéreas, hasta que Rubén que va en cabeza ¡gracias mocé! se topa con un destrepe que parece batane técnico y comprometido, me acerco, lo veo y decidimos darnos la vuelta y bajar definitivamente por donde hemos venido.  Al final bajamos mejor y más seguros de lo pensado y al verme segura me empiezo a relajar y disfruto mucho más de esta pedazo gesta que estamos a punto de culminar.

Probando el regreso por la arista

Ahí detrás queda la esquiva Torre Blanca
 
Aunque el desnivel y los kilómetros acumulados no son grandes, sí lo es nuestro cansancio pues la dificultad del terreno, el calor, la necesidad de atención y el tiempo invertido nos han consumido más fuerzas de lo habitual.   Llegamos a la estación del teleférico contentos pero agotados y sedientos así que la hora y media de espera hasta la bajada resulta bien aprovechada hidratándonos y comentando la jugada.

Por mi parte diré que no se trata en absoluto de una ascensión fácil tanto por lo abrupto del terreno como por la orientación sobre todo si no conoces la zona.    Aun habiéndome resultado preciosa, sólo la recomiendo a montañeros experimentados.

Foto de grupo ya esperando el teleférico
 



AQUÍ el track para utilizar solo si no se lleva equipo de nieve, la ruta seguro va por el nevero

Fecha real: 02/08/2016

Desnivel acumulado: 920m

Distancia recorrida: 14km

Tiempo invertido: 8h50min


jueves, 11 de agosto de 2016

Pico de la Forqueta (3.008m)



El octubre pasado ya intentamos llegar a este modesto tresmil que se nos resistió por mala meteo. Hoy somos los mismos menos uno los que regresamos de nuevo a pasar la noche en el Refugio de Ángel Orús para temprano por la mañana arrancar por la GR11.2 dirección al collado de Eriste, todo igual que hace unos meses dejando a nuestra derecha la ruta normal hacia el Posets y siguiendo la GR que pasará por el Ibón de la Llardaneta que hoy presenta un aspecto totalmente distinto al del pasado otoño. No me extenderé mucho en más indicaciones, lo tenéis todo AQUÍ en la reseña de la última vez.

Totalmente diferente el aspecto del Ibón de la Llardaneta de otoño a verano

Situados en la orilla del ibón, lo bordeamos dejándolo a la izquierda para poco a poco irnos dirigiendo a la derecha hacia el collado que alcanzaremos siguiendo la senda por una inclinada pedrera. Desde aquí, a nuestra izquierda, seguimos los hitos y la huella que nos llevará por una sucesión de pequeñas trepadas hasta encaramarnos en la cresta lo suficientemente aérea como para hacerme pasar el típico miedito tonto que ralentiza el paso. Llegamos a un pequeño collado que separa las dos cimas de La Forqueta, aquí me quedo esperando mientras los demás coronan la cima SE más complicada con un par de pasos más de trepada. Vuelven en pocos minutos y ahora sí, nos vamos todos a la cima principal más fácil de conquistar.
El collado de Eriste cada vez más cerca

El ibón siempre visible

Trasiego en la cima SE
Tras las fotos y un par de tragos, comenzamos el descenso por el mismo itinerario hasta llegar al ibón donde paramos un buen rato a alimentarnos que nos hace falta. Las nubes continúan su evolución y al llegar al refugio empieza a llover pero por suerte dura poco rato, reorganizadas mochilas y cuerpos, continuamos el descenso hasta el coche para trasladarnos a Benasque donde tomaremos la correspondiente cerveza del triunfo.


Las nubes en su baile nos regalan una efímera vista del majestuoso Posets
 
 
 
AQUI el track
 
Fecha real: 31/07/2016
 
Desnivel: 935m
 
Distancia: 9km
 
Tiempo invertido: 6h
 
 
 
 
 

miércoles, 27 de julio de 2016

Port de Campbieil y Lac de Badet. Ruta circular por Piau Engaly.


Fin de semana grande.  Hemos quedado con mi amiga de toda la vida y su marido para pasar el fin de semana en Bielsa.  Tras buena cena el viernes y buen descanso el sábado, nos separamos ambas parejas para hacer cada una su actividad y mientras unos siguen durmiendo para ir más tarde a escalar, otros madrugamos para irnos a andar.

El Soum de Salettes en el centro

Cruzamos la frontera francesa para situarnos en la estación de esquí de Piau Engaly. Justo antes del último aparcamiento sale una pista descendente hacia el Telesilla “Mouscades II” donde aparcamos.  Comenzamos a caminar por la pista que abandonaremos rápidamente por la derecha para transitar por un sendero paralelo al Río Badet que queda a nuestra derecha y que cruzaremos dentro de muy pocos metros para mantenernos en la otra orilla mientras ascendemos poco a poco por una senda perfectamente trazada que flanquea las faldas del Pico Campbieil que ya se está cubriendo de nubes de evolución.  Lo cierto es que aún habiendo madrugado, empezamos a caminar tarde.

El Campbieil se empieza a cubrir

Siguiendo la senda, sin bifurcación posible, atravesamos una vaguada que nos permite admirar una curiosa aguja que iremos dejando a nuestra derecha mientras nos acercamos a la lengua de la pedrera que baja del Puerto de Campbieil hacia el que nos dirigimos.  Cruzamos un torrente tras el que trazaremos una pronunciada curva que nos hará cambiar de dirección mientras atravesamos el canchal bajo el Puerto que ya queda cerca.

La aguja que quedará a nuestra derecha

El Port de Campbieil donde daremos por terminada la ascensión de hoy
 
Sólo nos queda seguir la senda que mediante unas comodísimas lazadas nos aúpa hasta el Puerto casi sin enterarnos.  Sólo unos pasos por un nevero algo duro serán la máxima dificultad de hoy.  El Soum des Salettes, que era nuestro objetivo de hoy, está muy cubierto y decidimos no subir que lo bonito son las vistas y hoy no las vamos a tener, así que bajamos por donde hemos subido.
 
Bajando, sensación de inmensidad
 
Al llegar al final del canchal dejamos un primer desvío a la derecha (cartel) pero hacemos caso al segundo desvío, también a la derecha, que nos indica que hay un lago a sólo media hora.  Allá que vamos prácticamente llaneando por las praderas hasta el Lac de Badet, pequeño pero coquetón, donde nos descalzamos y aposentamos un buen rato mientras comemos y bebemos como en el mejor restaurante de la redolada.

Charco que dejamos a nuestra izquierda mientras nos dirigimos al  Lac de Badet

El minúsculo Lac de Badet
 
Desde aquí ya solo nos queda seguir los pasos de las familias que vienen y van hacia la estación, a la que llegaremos tan campantes y contentos a pesar de no haber triunfado oiga, que andar aún hemos andado.



AQUÍ el track

Fecha real: 24/07/2016

Desnivel: 800m.

Distancia: 11km

Tiempo invertido: unas 4 horas



jueves, 21 de julio de 2016

Achar de Alano (2.077m)


La zona de los Valles Occidentales es mi debilidad por ser el lugar donde comencé en este vicio de recorrer montes y por lo tanto es la zona que más pateada tengo.  Sin embargo, siempre me quedará algún rincón por visitar, como esta pequeña pero vertical atalaya.


Poco antes de la entrada al Camping de Zuriza y a la derecha, comienza la pista de Tacheras que seguiremos hasta el límite de un pequeño bosque de hayas, aquí aparcamos en una explanada.   La pista continúa atravesando un barranco mediante un puente de hormigón a cuya izquierda parte la senda por la que transitaremos en franca pendiente adentrándonos en el bosque y cruzando la serpenteante pista en varias ocasiones hasta toparnos con una granja de corderos que para estas fechas está en plena actividad.  Ya tenemos delante nuestro objetivo.


Hace un ratito hemos abandonado la sombra del bosque tan agradecida en un día tórrido como hoy y ahora nos queda salvar una empinada ladera herbosa que precede a la canal del Paso de Tacheras, una debilidad en las paredes calizas sencilla de superar que nos abre paso al valle colgado que forman las cumbres de los Alanos.  Justo aquí prestamos atención pues ya estamos en la falda del Achar que se alza a nuestra derecha, dirección que tomaremos por una estrecha senda que ascendemos hasta situarnos a media ladera dejando el pico a nuestra derecha hasta el collado que le separa de la Punta Tacheras donde volvemos a girar a la derecha para, sin senda definida, encaminarnos dirección a la cima.


El pasto deja paso a la roca y avistamos un hito que, seguido de unos cuantos más, nos irán dirigiendo por los mejores pasos para ir trepando fáciles resaltes hasta una pequeña chimenea que salvaremos mediante una sencilla travesía, apoyando manos, hacia la derecha para encaramarnos en lo alto y darnos cuenta que la cima es bicéfala y que la cumbre principal aún nos espera un poquito más allá después de un colladito con un mini paso estrecho en el que no es nada recomendable tropezar o resbalar.  Ahora sí, llegamos a esta vertical cima “pequeña pero matona”.




Tras un buen rato en la cima comiendo y tomando el sol, comenzamos el descenso por el mismo sitio, pero al finalizar los destrepes, tiramos a nuestra izquierda siguiendo unos hitos que, la verdad, nos llevan a bajar por el trazado más incómodo de la ladera.  No entretenemos un rato en el paso de Tacheras para disfrutar del entorno y continuamos la bajada finalizamos en un santiamén.


La caña del triunfo cayó en el camping de Zuriza mientras comentábamos la jugada que nos parece bonita y asequible, pero nada recomendable para gente que tenga vértigo o poca experiencia en montaña.



AQUÍ el track

Fecha real: 17/07/2016

Desnivel: 850m.

Distancia: 7km


Tiempo invertido: 4h30min

viernes, 24 de junio de 2016

Monte Sarasé (2.179m.)


Por continuar visitando sierras exteriores sureñas, hoy nos acercaremos al Sur de la Sierra de Tendeñera siguiendo el consejo de J.M.N. que nos espera en Biescas para poner rumbo a Gavín donde dejamos un coche para trasladarnos después con otro auto hasta la Ermita de San Batolomé que queda siguiendo una carreterita que sale a mano izquierda justo después del Túnel de Gavin.

Comenzamos a andar por la carretera dejando la Ermita a nuestra derecha para, pocos metros más adelante, desviarnos a la izquierda por una senda que no abandonaremos salvando primero una ladera y después caminando paralelos a la pista y al Barranco Infierno que quedan a nuestra derecha.   Tras recorrer unos seis kilómetros, nos incorporamos de nuevo a la pista para recorrer los últimos metros hasta un idílico refugio donde hacemos la primera parada del día para avituallar que aún nos queda faena.


Idílico refugio

Aquí empieza lo bueno.  Queremos seguir el trazado de la carrera de las Crestas del Infierno, cosa que hacemos mientras vamos ganando desnivel dirección norte por el barranco hasta que la pendiente se suaviza y giramos a nuestra izquierda cambiando radicalmente de dirección para ir en busca del Puerto de Gavín al que accederemos ganando desnivel mediante un espectacular flanqueo que cruza un par de barrancos y supera las “Lomas del Infierno”.  Las lomas verdes, la caliza de Tendeñera de fondo y la limpieza del ambiente tras el viento de norte, confiere un ambiente alpino al lugar que nos embelesa.

Ambiente alpino embelesador
Aupados en el Puerto de Gavin, ya sólo nos queda seguir el cordal hacia el Sur para, tras los últimos 200m de desnivel ascendidos casi sin pestañear disfrutando el paraje, encaramarnos en el Monte Sarasé que nos hace disfrutar de unas vistas tremendas al Norte sobre Telera, Tendeñera a tiro de piedra, los Grandes de Ordesa y sobre los vigías del Sur: desde San Juan de la Peña o Santo Domingo, pasando por Guara e incluso Peña Montañesa hasta el Turbón.

La Mallata Loba queda a nuestras espaldas de camino al Monte Sarasé


Magnífica Telera

Los Grandes de Ordesa

Con la mitad de trabajo bien hecho, comenzamos el descenso por el mismo cordal sin cambiar de dirección.  Continuamos por el trazado de la carrera pasando por la Punta Puñero en cuyas inmediaciones paramos un buen rato a comer y descansar tras lo que continuamos hasta la Punta Cuchecho donde hay un cartel indicador con varias rutas de bici.  Aquí abandonamos el trazado de la carrera para incorporarnos por nuestra izquierda, a una de las nuevas rutas BTT que se han abierto (nº24).

Ahí se queda el Monte Sarasé

La bajada se hace rápida pues salva un abrupto desnivel en muy poca distancia, cosa que me hace flipar al imaginarme a mi marido encaramado en la bici bajando por estos sitios que incluso a pie requieren atención.  Más o menos en la cota 1.300m, nos reincorporamos al trazado de carrera y continuamos hasta dar con la pista que nos lleva directamente a Gavin donde tenemos otro coche esperando y así culminamos la actividad de hoy.



Ruta técnicamente fácil pero de mucha envergadura por su desnivel y distancia.  Muy bonita y muy recomendable, pero aconsejable estar algo entrenado y acostumbrado a caminar largas distancias y superar fuertes pendientes tanto subiendo como bajando.




AQUÍ el track

Fecha real: 19/06/2016

Desnivel ascendido: 1240m.

Distancia recorrida: 17km.


Tiempo invertido: 7h 45m.