lunes, 16 de julio de 2018

Travesía en kayak por el pantano de Canelles. Día 1: Blancafort-Finestres-Congosto de Fet-Embarcadero Montfalcó



De vez en cuando toca cambiar de tercio y, sin dejar las montañas, situarnos en otro nivel: en lo desconocido, mirando desde abajo.

Mi amigo Alberto nos propuso esta actividad y a ojos cerrados nos apuntamos pues ya habíamos estado en la zona hace un par de años cuando visitamos las pasarelas de Montfalcó.  Hoy componemos la “expedición”: Raúl, Marisa, Mónica, Alberto, Bonito del Norte y Servidora de todos ustedes.


Nos trasladamos a Viacamp donde nos recoge Mikel de la empresa de guías de Casa Batllé.  En su furgoneta que porta un remolque con los Kayaks que le hemos alquilado, nos lleva a la orilla del embalse en las inmediaciones del Cementerio de Blancafort.  Aquí, nos da las instrucciones correspondientes y embarcamos.

Me cuesta lo mío hacerme con el remo y comenzar a navegar pero ahí vamos.  Estamos orientados al Oeste y remamos (como podemos, no como sabemos, que no sabemos) recto hasta acercarnos a un cabo que rodeamos trazando una curva hacia nuestra derecha tras la que se nos abren las vistas a la impresionante muralla natural de Finestres.  Hay una brecha abierta a nuestra izquierda, la atravesamos y desembarcamos a los pocos metros.  Un baño y a comer para, posteriormente, subir a la Ermita de San Marcos.  Apenas hemos remado durante una hora y ya tengo los brazos doloridos, pensar que nos queda al menos dos veces lo que ya hemos hecho… ¡donde me he metido!


Bajamos y embarcamos para regresar por donde hemos venido hasta rodear el cabo ahora más cerca de la orilla trazando esta vez la curva a la izquierda.  Bonito se apiada de mí y me dejar atarme a su Kayak para arrastrarme un rato.  Nos introducimos en una bahía que cruzamos para continuar rectos hasta encontrar el entrante que a nuestra izquierda nos incorpora a unos estrechos que atravesamos a duras penas pues el viento nos arrastra y empuja hasta que nos encontramos de frente con un pico coronado por una construcción.  Este es nuestro desvío.  Poco a poco, teniendo el kayak más estable al estar remolcada, voy cogiendo más técnica y puedo ayudar a Bonito.  Esto ya está chupado. 

Vista desde la Ermita

El pico y sobre él se adivina la torre

Giramos a nuestra izquierda dejando el pico y su construcción que resulta ser la Torre de Les Conclues, a nuestra derecha.  Nos encontramos en el Congosto de Fet y tras atravesarlo, se abre de nuevo la vista y podemos divisar nuestro destino: el embarcadero de Montfalcó.  Me pongo tan contenta que me desato del Kayak de bonito y me arranco yo solita para llegar en cabeza a desembarcar con la ayuda de Mikel que nos está esperando para recoger los Kayaks y llevarnos al Albergue donde nos esperan nuestras mochilas, una buena cena y una noche tranquila que da cuenta del cansancio acumulado durante el día.




AQUI el track aproximado elaborado "a mano"


Fecha real: 30/06/2018


Distancia recorrida: 18km


martes, 26 de junio de 2018

Pico Moncayo (2.314m). Circular subiendo por la normal y bajando por el Collado de Castilla



Aunque ustedes no lo crean, nunca he subido al Moncayo y miren ustedes por donde, justo este viernes va mi amigo Juan y nos lo propone como actividad para este finde … ¡hurra! Nos vamos con él, Bonito del Norte y Servidora.

Salimos muy temprano de Huesca dirección Sur (que raro se me hace).  Tras apenas un par de horas de viaje, aparcamos en el Parking de Haya Seca y arrancamos a caminar por la pista hacia el Santuario de la Virgen de Moncayo desde donde nos incorporamos a la senda de la Ruta Normal que se interna en un agradable bosque de pinos que nos protege del sol durante el primer par de kilómetros hasta que lo dejamos atrás y nos encontramos el famoso circo de San Miguel a nuestra derecha.

Circo en el centro, arriba a la derecha la cima y a la izquierda la ladera que vamos a ascender

El recorrido, de momento, es muy cómodo.  Continuamos trazando lazadas por la empinada ladera de la izquierda del circo, tenemos suerte y aunque ya es verano, corre un suave y fresco viento que nos ayuda a superar esta rocosa ladera que nos aúpa a un alto previo al Cerro de San Juan (2.279m) donde paramos a avituallar un poco.

Desde aquí sólo nos queda seguir el cordal dirección Oeste, primero en breve descenso hasta el Collado de las Piedras y después en suave ascenso hasta la cima que nos recibe fresca y ventosa.  Cuatro fotos e iniciamos el descenso.



Llegando a la concurrida cima

Como traemos la zona algo estudiada, decidimos bajar completando una circular que hemos visto en los mapas.  Para lo cual, nos encaminamos dirección Oeste y nos lanzamos pedrera abajo por una senda que a veces se difumina pero que de puro inclinada nos hace perder desnivel rápidamente.  Tras un rato “fluyendo” llegamos a terreno más cómodo en el Collado de Castilla donde viramos hacia el norte y seguimos descendiendo ahora más suavemente por terreno más amable y verde.

Pedregal de bajada

Viramos al norte

Llegamos a un gran hito de piedras, este es el único punto destacable para completar nuestra circular, aquí giramos totalmente al Este (nuestra derecha) e iniciamos un largo flanqueo a través de una perfecta senda que nos transporta por una curiosa variedad de terrenos, desde el bosque mixto pasando por varias pedreras, alguna ladera de matorral y culminando en la entrada a un bosque de pinos donde la pendiente se intensifica pero la senda traza varias lazadas que nos dejan, en un santiamén, de regreso al aparcamiento y al coche.  Como es sobradamente pronto, nos damos un homenaje en un restaurante de camino a casa.
 
Terminando el flanqueo

Entramos en el bosque para terminar la bajada directos al coche


Ruta corta y sencilla. Más aconsejable en temporadas de otoño o primavera para evitar el calor.




AQUÍ el track

Fecha real: 24/06/2018

Desnivel: 785m

Distancia: 10km

Tiempo invertido: 4h

martes, 19 de junio de 2018

Pico Saubiste (2.209m)



Hoy todo el mundo me ha dejado abandonada pero necesito profundamente salir al monte y además quiero Pirineo.  Como no me gusta salir sola, sobre todo por una cuestión de seguridad, llevo toda la semana pensando en algún pico fácil que tenga agua cerca y sea más o menos concurrido.  Me decido por el Saubiste pues tendré que pasar por el Ibón y Refugio de Pombie.  Además, recuerdo cuando subí el Midi d’Ossau hace años, me fijé en esta coqueta cima medio olvidada en favor de su gigantesco y espectacular hermano mayor.  Hoy es el día.



Aparco pocos kilómetros después de cruzar la frontera de Portalet, en el párking de la Cabaña de Araille y a partir de aquí la cosa está tirada.

Cruzo la carretera y bajo un poco campo a través.  Me incorporo a la pista que me lleva hasta el puente que atravieso para inmediatamente girar a mi derecha, sigo una indicación hacia “Col Soum de Pombie” hasta donde llego siguiendo la senda que traza varias largas lazadas.

Desde el Col Soun de Pombie aprecio mi diminuto objetivo a la derecha del Midi

Desde aquí, un suave descenso me deposita en el paraje de Pombie, con su Ibón y su Refugio.  Paso entre ambos y continúo por la senda que ahora serpentea por un inmenso caos de rocas flanqueando las faldas de las paredes del Midi.  Llevo delante una familia de franceses a quienes adelanto aprovechando un largo nevero del que no he salido cuando escucho un tremendo estruendo y observo un pequeño (pero peligroso) derrumbe de piedras que baja de la pared a mi izquierda, sólo un poco más adelante en mi camino, me giro y aviso a los que vienen detrás para ponerse a cubierto.  La cosa se queda en un susto.


Flanqueando las faldas del Midi d'Ossau

Continúo por la senda que deja atrás el roquedo y continúa cómodamente ascendiendo al Norte, hasta el Col de Suzon que hoy se defiende con una mancha de nieve algo inclinada que me hace sufrir un pelín, pero bien, la supero.

Giro a mi derecha para encaminarme al Pico Saubiste que se me presenta más fiero de lo que me pensaba, con una canal herbosa muy empinada que supero a duras penas primero acercándome a la pared de mi izquierda para ir trepando por un terreno más que incómodo.  Me voy a mi derecha buscando trazado de senda.  Como suele caracterizarme, me lío y subo primero a la cima central de las tres que componen este curioso pico para darme cuenta de que el mojón cimero está en la cima Oeste.  Bajo con muchísimo cuidado y trazo un flanqueo para, desde el pequeño collado entre estas dos, auparme por fin a la cima mucho más cómoda de conquistar.

Allá voy

Cima


Cumbres central y Este desde la cima

Me cuesta lo mío bajar esta empinadísima canal, aún siguiendo algo de trazado de senda, la cosa está muy empinada pero, con cuidado, consigo alcanzar el filo del collado para comenzar definitivamente el regreso exactamente por donde he venido, más contenta que chupillas oiga.

Un vistazo al Palas, por las ganas que le tengo

Llegando al parking, una vista a ras del suelo hacia el Valle d'Aneou y su Pene de la Glere

Coqueta cima olvidada por su proximidad al Midi d’Ossau.  Excursión muy bonita y sencilla exceptuando el acceso a la cima que no me ha resultado nada fácil, hay que apoyar las manos y hacer un poco de equilibrio.


AQUÍ el track

Fecha real: 17/04/2018

Desnivel: 740m

Distancia: 12km

Tiempo invertido: 5h

lunes, 11 de junio de 2018

GR11 Del Mediterráneo al Cantábrico. Etapa 5: de Maçanet de Cabrenys a Albanyá


Hoy arrancamos atravesando el pueblo de Maçanet de Cabrenys dirección Sur.  Nos incorporamos a una pista asfaltada que enseguida cruza la carretera GI503 para, poco a poco, ir dejando atrás el núcleo poblado en suave bajada hasta el Puente de las Gorgas de la Dona Muerta.  Porque hace frío y está nubladísimo, porque si no, caía un baño de arrugar dedos, oiga ¡que sitio más majo!.

Las Gorgas de la Dona Muerta

Un suave ascenso, sin abandonar el asfalto, nos lleva hasta el Coll d’Oliveda donde iniciamos un pequeño pero abrupto descenso girando a nuestra izquierda para abandonar el asfalto e internarnos en una agradable senda que nos lleva hasta el cauce del Barranco (Clot) del Cau que cruzamos sin problemas.  Continuamos por un pequeño cauce seco en ascenso.

Desde aquí seguiremos una combinación de senda más algún tramo corto de pista hasta alcanzar la Collada de la Trilla.  Llevamos diez kilómetros caminados y ahora nos incorporamos a la pista que con algún suave sube-baja, nos lleva hasta la Iglesia de Sant Feliu de Carbonils donde paramos a comer algo que ya es hora.




Continuamos en suave ascenso por pista hasta el Coll de Ferrerós donde iniciamos el descenso que, a ratos por pista y a ratos por senda, nos lleva directos a la entrada de Albanyá, lugar donde finalizamos Etapa y Período (de momento).  Pensábamos que tardaríamos más, pero nos da tiempo para la caña del triunfo en el Albergue donde casi reservamos ya para seguir este verano y para montarnos en el Autobús de las 15:00h que nos lleva de regreso a Figueras donde nos vamos a dar un buen homenaje para celebrar la gesta.

La Iglesia de Albayá

Muy fácil etapa (excepto la bajada final un poco abrupta) en la que vamos apreciando el cambio de paisaje por bosques más densos cambiando el Alcornoque por Pino, Encina, Boj y otras especies más características de las Sierras exteriores al Pirineo.


AQUÍ el track

Fecha real: 06/04/2018

Desnivel: 550m

Distancia: 17km

Tiempo invertido: 5h30min


martes, 22 de mayo de 2018

GR11 Del Mediterráneo al Cantábrico. Etapa 4: de La Jonquera a Maçanet de Cabrenys



Lo bueno de esto de alargar las etapas y dormir en Hoteles y Hostales es que una descansa como una bendita y, a pesar del palizón de ayer y de algún dolorcillo articular tonto, se pone en marcha con la alegría que da saber que la etapa de hoy será más relajada y corta.

Nos cuesta lo nuestro encontrar de nuevo las marcas de la GR11 a las que nos incorporamos a través de un tétrico túnel que atraviesa la autovía.  Para encontrarlo, desde la calle mayor, hay que cruzar el puente que se encuentra más cerca a la frontera y acercarse a la autovía, con un poco de intuición se encuentra.

Al igual que ayer, la etapa comienza por pista dirección este (por supuesto) en suave ascenso hasta el alto cercano a Can Pere que queda a nuestra izquierda antes de empezar a descender para cruzar el Barranco Querols y dirigirnos en un agradable sube y baja hasta la Ermita de Santa Eugenia.  Ya llevamos nueve kilómetros recorridos.

Ambiente Extremeño rodeados de Alcornoques

Ermita de Santa Eugenia

Tras pasar por la Masía Carreres, nos desviamos para encontrar a nuestra derecha el edificio abandonado que albergó la Mina Canta, donde se refugiaron los republicanos que huían de la guerra.   La pista se estrecha y nos acerca muy cómodamente a la carretera GI-501 que, muy a nuestro pesar, nos toca recorrer en claro ascenso hasta La Vajol, población que atravesamos hasta situarnos en su zona más alta para hacer la correspondiente parada de avituallamiento de hoy.

Homenaje a los exiliados

La pista se estrecha al acercarse a la carretera

Siguiendo las marcas de GR dejamos atrás las últimas casas de La Vajol y nos incorporamos a una pista que pronto se convierte en senda en clarísimo descenso.  Sin mayor dificultad y tras admirar la envergadura de uno de los alcornoques históricos de la zona, arribamos a Maçanet de Cabrenys.

Acercándome al Suro de la Pubilla (el tremendo alcornoque de la derecha)

Entrada a Maçanet de Cabrenys
Agradable etapa (excepto por el largo tramo de carretera) sencilla y fácil de seguir.  El entorno de Maçanet de Cabrenys merece quedarse un par de días al menos.


AQUÍ el track

Fecha real: 05/04/2018

Desnivel: 817m

Distancia: 25km

Tiempo invertido: 8h

lunes, 14 de mayo de 2018

Punta Cochata (1.908m). Circular subiendo por el Camino de los Forzados y el Embalse de Escarra para bajar por el collado de Tarmañones con visita al Saldo.



Ese pico puntiagudo que se ve desde Escarrilla, que tiene pinta de furo y tantas curiosidades despierta cuando se remonta el Valle de Tena por su carretera principal… ese es el Punta Cochata.  Ya lo ascendí en tiempos más jóvenes y me lo propone JM como excusa para darnos una vuelta de fotosíntesis ahora que empieza a hacer bueno.  Nos acompañan Pol, Luisa y Begoña.

Aparcamos justo antes del túnel de Escarrilla, a la izquierda hay un espacio donde empieza una pista.  Cruzamos la carretera y nos adentramos por la pista que deja a nuestra izquierda el túnel.  Pronto nos encontramos con una señal que reza “Camino Escarra por Paso Crampas”, aquí nos incorporamos al “Camino de los Forzados” llamado así porque era el paso más corto para los presos sentenciados a trabajos forzados que construyeron el Embalse de Escarra.

No hay pérdida.  Ascendemos cómodamente por la senda colgada sobre el Río Escarra que queda a nuestra izquierda.  La pendiente aumenta al cruzar el Puente de las Crampas.  Cuando la pendiente empieza a suavizar, encontramos el desvío a nuestra derecha a la cima del Pacino que obviamos y continuamos, ahora ya descendiendo suavemente hasta la presa del Embalse de Escarra.

El camino de los forzados cuelga sobre el río a nuestra izquierda

Presa de Escarra

A la izquierda se distingue la pirámide de la Punta Cochata
Tras cruzar la presa nos encontramos una construcción en cuya pared nos apoyamos para hacer la primera parada de hoy.  Una vez avituallados nos arrancamos ladera arriba siguiendo trazas de senda indicadas por unas marcas de pintura fucsia.  Vamos ganando altura sorteando pequeñas barranqueras hasta situarnos en la empinada pero sencilla canal, que tras un par de apoyos de manos, nos deja en la cima de la Punta Cochata.

Abajo a la izquierda, la construcción a cuya izquierda parte el camino a la cima

Últimos metros a cima

Desde la cima el Pacino y la Foratata son los únicos sin nieve

Desandamos nuestros pasos y abandonamos la cima para situarnos en el collado de Tarmañones.  Tampoco hay pérdida, sólo seguir la senda que continúa señalizada por las marcas fucsias.  Bajamos siguiendo el curso del Barranco de la Tallada y cuando llevamos unos dos kilómetros bajando nos encontramos una pista por la que seguimos hasta encontrarnos el desvío hacia El Saldo a nuestra izquierda.  Apenas un kilómetro en suave descenso nos separa este paraje tan majo, no me extraña que sea tan visitado.

Tras las correspondientes fotografías volvemos atrás y paramos a comer en una pradera al sol, con media siesta y todo.  Continuamos camino y ya solo nos queda seguir las indicaciones y la senda que nos devuelve a Escarrilla.

El omnipresente Midi d'Ossau

Collado de Tarmañones

Bajando al Saldo



Excursión recomendable sobre todo en un día como el de hoy, con el verde primaveral resaltando la nieve todavía presente.  No es difícil alcanzar la cima, pero atención a los que tengan vértigo.


AQUÍ el track

Fecha real: 05/05/2018

Desnivel: 890m

Distancia: 12km

Tiempo invertido: 6h


jueves, 10 de mayo de 2018

GR11 Del Mediterráneo al Cantábrico. Etapa 3: de Espolla a La Jonquera



Nos levantamos descansados y contentos, nos han tratado estupendamente en este pequeño pueblo que parece estar en medio de ninguna parte pero que en realidad está al paso de todas partes, así que sus habitantes están aprovechando muy acertadamente el tirón para establecer unos cuantos establecimientos de Turismo Rural.


El propietario de nuestro alojamiento nos indica el comienzo del camino de hoy que parte justo detrás de la iglesia.  Aunque esta localidad no estaba incluida en el trazado de la GR11, sus habitantes han conseguido la aprobación para marcar tanto la entrada como la salida con las señales roji-blancas para poder acoger a los senderistas que no van a encontrar alojamiento en ningún otro lugar cercano.  Así que sólo tenemos que seguir las marcas y señales que nos llevan fácilmente a Els Vilars, donde nos reincorporamos a la senda original.

Dejamos atrás Els Vilars

Nos incorporamos a una pista que asciende “sin perdón” dejando a la izquierda los característicos Castells de Espolla que no son más que un par de colinas con forma pronunciadamente piramidal.  A partir del quinto kilómetro caminado, comenzamos uno de los dos ascensos importantes de hoy que nos aúpa a un colladito entre el Puy de la Roureda y el Puy del Mig.

Aquí abandonamos muy gustosamente la pista y nos incorporamos a una senda que realiza un flanqueo por nuestra derecha para acercanos a las inmediaciones del Col de la Dona Muerta y comenzar un agradabilísimo descenso por un impresionante bosque mixto en el que predomina el Alcornoque que hace nuestras delicias.  Tras cruzar sin dificultad un par de barrancos, para nuestra desgracia, nos volvemos a incorporar a una pista que nos lleva directamente al Col del Castel, donde paramos un rato a avituallar disfrutando las vistas del Castillo de Requesens que en verano (y sólo en verano) ofrece alojamiento y restaurante.

Primera vista al castillo de Requesens que parece chiquitín allí abajo.  Al fondo el Canigó



Continuamos recto por la misma pista de la que venimos y trazamos varias curvas para sortear varios barrancos.  Vamos rodeando el castillo que queda a nuestra izquierda y podemos disfrutar más de su majestuosidad.


Continuamos por la misma pista siempre siguiendo las inequívocas marcas, atravesando las faldas de la Serra de les Canals.  Iniciamos el segundo y último ascenso de hoy, hasta el Col de l’Auleda donde giramos a la izquierda y nos incorporamos muy contentos a una senda que recorre el lomo de la montaña desde el que echamos un último vistazo al mar que ya queda lejos e iniciamos el descenso atravesando bosques de matojo bajo por una senda poco limpia y muy inclinada. 

Divisamos La Jonquera que se encuentra siete kilómetros más abajo tras un acentuado descenso por un terreno más bien incómodo que atraviesa vestigios de algún indendio.  Llegamos a las inmediaciones de la Ermita de Santa Llúcia a la que ni nos acercamos de lo hartos que estamos, esta bajada resulta realmente agotadora.  Para colmo, aquí no nos queda más remedio que incorporarnos a otra pista que nos deposita por fin en la población a la que entramos por lo alto de su Casco Viejo y giramos a la derecha en la calle Mayor, aquí dejamos las marcas de GR11 y nos ponemos en marcha, bajo tremenda tormenta, en busca de nuestro hotel que se encuentra dos infernales kilómetros más allá hacia Francia.




Larguísima etapa nada carente de belleza, vale la pena el esfuerzo. Ninguna dificultad reseñable excepto la tremenda distancia cubierta sólo soportable por cuerpos acostumbrados a “zufrí” (que parece que es lo que más vamos a hacer estos días).


AQUÍ el track

Fecha real: 04/04/2018

Desnivel: 1.000m

Distancia: 28km

Tiempo invertido: 8h40m