lunes, 15 de enero de 2018

El Parrizal de Beceite



Última excursión de 2017.  Bonito del Norte y Servidora nos hemos venido a Beceite a pasar el último finde de este 2017 con el Italiano y su Novio que es de aquí, así que nos dejamos aconsejar y llevar por él que ha elegido esta ruta del Parrizal no por ser la más transitada, que lo es, sino por su baja dificultad (ideal para un día como hoy) y por su gran belleza.



A pesar de que la predicción meteorológica daba unos días despejadísimos y más bien cálidos, hoy el cielo amanece cubierto y la temperatura no es todo lo cálida que esperábamos y así lo notamos cuando aparcamos al final de la pista asfaltada que sale muy bien indicada con carteles de “Parrizal”, desde el pueblo.

La cosa no tiene pérdida ni prácticamente dificultad.  Arrancamos a caminar siguiendo la pista (ahora ya sin asfaltar) dejando a nuestra derecha el cauce del Matarraña que al poco cruzaremos para observar unas pinturas rupestres.



En seguida nos acercamos más al cauce y comenzamos a superar los pasos habilitados con pasarelas.  Sólo hay que seguir la senda muy bien pisada y señalizada siempre por el cauce.  Esta excursión se puede alargar todo lo que uno quiera pero en nuestro caso, llegamos a los estrechos que hoy se pueden recorrer por llevar poco cauce.  Superamos un paso con cuerda fija y otro que nos obliga a utilizar las manos, ambos pasos sin dificultad y el barranco se vuelve a abrir.  Continuamos durante un rato y como ya estamos cansados, nos damos la vuelta y regresamos desandando nuestros pasos.

De las cañas y las comidas hoy no hablaremos, que en nochevieja todo se confunde.




Muy fácil y recomendable excursión que, en nuestro caso, deja ganas de más.  Volveremos.



AQUÍ el track (atención al desnivel, no es fiable)

Fecha real: 31/12/2017

Desnivel: unos 200m

Distancia: 8km


Tiempo invertido: 3h

jueves, 4 de enero de 2018

Raquetada navideña en el Pic de la Gradillere (2.252m)



Empieza el maratón de empachos familiares y estomacales así que para preparar los cuerpos, he quedado con el infatigable JM para dar una vuelta con raquetas por el Cirque de Áneou, todo un valor seguro cuando se habla de nieve y raquetas.  Nos acompaña también Ángel con quien quedo en Huesca para ponernos en ruta hasta Biescas donde recogemos a JM para seguir camino hacia Francia, cruzamos la frontera y al no encontrar sitio en el parking de Araille, regresamos y terminamos aparcando en un arrime justo antes (o después, depende como se mire) de la frontera del Portalet.
 
Últimas luces sobre el Pic de la Gradillere

Arrancamos a caminar bajando por la carretera y cuando vemos que el terreno se deja, entramos a la nieve por nuestra izquierda y nos calzamos las raquetas.  Bajamos hasta el puente que cruza el río de Gave de Brousset y continuamos de frente unos cien metros para girar a nuestra izquierda siguiendo las huellas de esquíes y raquetas.  A la izquierda nos queda la Cabaña de Houns de Gabés y el río.



Vamos ascendiendo suavemente por terreno muy cómodo en dirección Oeste hasta que a nuestra derecha se abre un barranco que nos obliga a descender un poco para cruzarlo fácilmente y comenzar el primer repecho importante del día a nuestra derecha.



Superado el repecho, giramos a nuestra izquierda y la pendiente se suaviza mientras nos dirigimos al Col de Aneu donde giramos de nuevo a la izquierda para realizar un corto flanqueo dejando a nuestra derecha una pequeña cota previa a un falso collado donde hacemos una corta parada para hidratarnos y picar algo que esta servidora ayer tuvo cena de empresa y necesita gasolina. 

Desde aquí contemplamos la pala que nos queda hasta la cima, estos últimos metros hoy presentan nieve dura y algo de hielo pero se dejan superar bien con un poco de tino y manejo de las cuchillas frontales de las raquetas.   En media hora más, estamos en la cima contemplando unos sarrios que se alejan hacia el sur y no se dejan fotografiar.

Suave pendiente hacia el Col de Aneu, a la izquierda el Gradillere

Falta poco

Vistas desdela cima

Tras las fotografías de rigor, cambiamos raquetas por crampones e iniciamos el descenso siguiendo el mismo itinerario de subida hasta el falso collado previo al Col de Aneu y nos lanzamos a nuestra derecha buscando la bajada más directa posible al rellano que forma parte del Pla de la Gradillere a nuestros pies.  Aprovechamos una gran piedra para parar a comer que ya es hora.



Desde aquí, atravesamos el llano en busca de la mega-transitada huella del mega-visitado Pico de Canalroya y nos incorporamos a ella tras cruzar sin dificultad un pequeño barranco y superar una mini-cuesta.  Giramos a nuestra izquierda y ya, sin posibilidad de pérdida, mientras el sol busca esconderse entre los montes, cerramos el círculo en el puente que hemos cruzado esta mañana y de aquí a la carretera y el coche en un pis pas.

Claroscuros durante la bajada

último vistazo a “el jefe” Ms. Midi d’Ossau

Fácil excursión recomendable para iniciarse en los ascensos con raquetas.  La dificultad varía con las condiciones de la nieve, informarse antes.




AQUÍ el track

Fecha real: 23/12/2017

Desnivel: 600m.

Distancia: 9km.


Tiempo invertido: 5h.

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Pico Petrechema (2.371m)


Primer día del puente de diciembre y el único que aparenta de buena meteo para salir al Pirineo.  Nos juntamos con Cuñao, Hermana, Bonito del Norte y Servidora de todos ustedes, para acometer la subida al Pico Petrechema pues parece que la zona de los valles Occidentales es la mejor innivada de este comienzo de temporada.




El punto de partida es el Refugio de Linza en cuyas inmediaciones hemos aparcado para congelarnos a -7ºC mientras nos calzamos las botas y metemos en las mochilas todo el equipo invernal de que disponemos.  Arrancamos a caminar siguiendo las marcas de GR dirección Noreste.

Superamos un primer repecho bastante inclinado donde nos empieza a dar el sol que nos calienta enseguida.  La inclinación se suaviza y afrontamos ahora un flanqueo que nos lleva hasta el rellano que contiene la fuente de Linza.  Desde aquí, trazando un giro a la derecha, superamos otro fuerte repecho que nos orienta hacia el Collado de Linza que no distinguiremos hasta alcanzarlo tras una sucesión de cuestas y llanos.  Estamos a mitad de camino y nos hacemos conscientes de que vamos a pasear el material todo el día pues hay poca nieve y en buenas condiciones, excepto alguna zona venteada puntual.  Paramos un rato a almorzar y descansar espaldas.

Collado de Linza

Desde aquí, tenemos visible nuestro objetivo a la derecha y la famosa Mesa de los tres Reyes a la izquierda.  El camino se bifurca, nosotros vamos a la derecha en busca de un sombrío flanqueo.  Llegamos a un semi-collado en el que giramos suavemente a nuestra izquierda para ir ganando altura y auparnos a la larga arista cimera que, sin mayor dificultad, nos lleva hasta la cima.



Pirineo central desde la cima

Para bajar, utilizamos el mismo recorrido que nos ha traído y de regreso a Linza nos bebemos la merecida caña del triunfo.

Bajamos con el Chamanchoia presidiendo la postal

Sencilla ascensión que, en verdaderas condiciones invernales, puede presentar algo más de dificultad que habrá que considerar.




AQUÍ el track

Fecha real: 06/12/2017

Desnivel: 1.000m

Distancia: 13km

Tiempo invertido: 6h30m

viernes, 1 de diciembre de 2017

Castillo de Samitier y Estrechos de Entremón en circular desde Ligüerre de Cinca


Tal como me levanto, escucho el sonido de la lluvia golpear los cristales.  “Wasapeo” a JM para que no me espere, salir de casa ya con mal tiempo se me hace de masoca.  Pero me he desvelado y tras un rato de dar vueltas y enredar sábanas, le aviso de que me espere, que me apunto al plan B consistente en irnos a los estrechos de Entremón pero para hacerlo majo, llegaremos pasando primero por el Castillo de Samitier.


Aparcamos justo a la entrada de Ligüerre de Cinca, en el parking habilitado para visitantes.  Para empezar la excursión, dejamos el parking a nuestra espalda y nos fijamos en un pequeño campo, hay que fijarse bien hasta encontrar una estaca de madera con pintura que indica el itinerario hacia la Peña Magdalena, un Tozal al Oeste del pueblo que de momento no vemos pues todavía queda niebla residual de la lluvia de la madrugada.  Ya no hay más dificultad, seguimos este itinerario bien señalizado dirección Oeste, pasando por un campo labrado y atravesando algún tramo de bosque mediterráneo típico de las sierras exteriores, hasta encontrarnos con la carretera que cruzamos para volvernos a incorporar inmediatamente a la senda que gira a nuestra izquierda.  Conforme ganamos altura, se abren las vistas al sur que hoy, tras la lluvia, resultan de lo más fotogénicas.


La senda inicia un ascenso bastante acusado y, mientas la niebla se disipa, nos incorporamos a una pista desde la que ya tenemos vistas de la Peña Magdalena a nuestra izquierda y el Castillo de Samitier a nuestra derecha más a lo lejos y entre los cables de la línea de alta tensión que lleva un rato acompañándonos.  Pasamos un semi-collado y dejamos a nuestra espalda el Tozal.   Ahora son las vistas hacia el norte las que hacen nuestras delicias mientras continuamos por la pista que abandonamos tras 3 kilómetros de marcha y nos metemos casi monte a través para buscar un sencillo paso de trepada que nos permite encaramarnos a las ruinas del Castillo Moro desde el que contemplamos entusiasmados La Ermita de San Emeterio y San Celedonio y el Castillo de Samitier que ya tenemos al alcance de la mano.




Ruinas del Castillo Moro

Allá vamos

Destrepamos y tras analizar un poco el terreno, nos lanzamos por una sencilla canal que, a nuestra derecha, parece haber sido transitada.  Descendemos apoyando manos en algún tramo pero sin mayor dificultad, hasta incorporarnos al camino normal que habíamos abandonado.  Subimos hasta las construcciones, entramos en la Ermita y la atravesamos para visitar las ruinas del Castillo.  Tras hartarnos de hacer fotos, nos sentamos un rato a picar algo que ya es hora.

Hasta allí abajo tenemos que llegar

Peña Montañesa al fondo

La Ermita desde el Castillo

Nos quedaríamos buen rato aquí ahora que ha salido el sol y nos rodea un ambiente casi místico con la niebla cubriendo los valles y las cumbres emergiendo ante nuestra mirada agradecida, pero hay que continuar que el día es corto. 


Dejamos Ermita y Castillo a nuestra espalda y nos incorporamos a la pista que debemos seguir hasta las inmediaciones de la localidad de Samitier.  Tras una curva a la izquierda, justo donde termina el pueblo y tomando como referencia una gran nave industrial, dejamos esta pista principal y nos incorporamos a otra más estrecha a nuestra derecha.  Seguimos la pista, pasamos una central solar a nuestra derecha, el pueblo de Mediano a nuestra izquierda y nos incorporamos a la carretera que lleva a la presa del Pantano de Mediano, por nuestra derecha.  Continuamos hasta la presa y la cruzamos.

Presa de Mediano entre la niebla

Samitier

Mediano y su famosa Torre

Vemos un cartel que indica a nuestra derecha y una señal en el suelo que también.  Tenemos dos opciones: bajar por las escaleras de la presa que presentan un cartel que nos lo prohíbe o adentrarnos en un túnel que, en principio, no porta ninguna señal de la GR1 a la que nos debemos incorporar.  Pues nada, como nos gusta la aventura nos lanzamos escaleras abajo para darnos cuenta de que nos hemos equivocado.  Por suerte, la carretera que continúa por nuestra izquierda se una a la culminación del túnel y enganchamos la senda.

Nos adentramos en el estrecho de Entremón por la senda colgada que a penas da muestras del precipicio que tenemos a nuestros pies pues la mayoría de ella transita por un encantador bosque de boj.  Sólo encontramos un par de tramos aéreos, un primero con unas grapas muy sencillas de superar y otro más impresionante, ya casi al final, con una sirga “quita miedos”.  Cuando se abre el paisaje, paramos al sol para comer antes de continuar camino hasta la carretera por la que cruzaremos un puente a nuestra derecha y tras un breve tramo en cuesta, nos desviamos a la izquierda por la senda que seguiremos para llegar enseguida de regreso a Ligüerre de Cinca cerrando el círculo.



Hay que cruzar el puente y subir la cuesta por carretera

Ligüerre de Cinca

Encantadora excursión muy recomendable para quienes quieran visitar esta zona.  Es fácil y, aunque un poco larga, merece mucho la pena más en un día como hoy que la orgía fotográfica está servida.


AQUÍ el track

Fecha real: 25/11/2017

Desnivel: unos 800m, no creerse nada del track que se le va la olla

Distancia: 15km

Tiempo: 6h con calma

domingo, 26 de noviembre de 2017

Pico Gabardiella (1.696m) Circular desde el puente de Lúsera


Llevo un par de findes sin salir al monte y me apetece un montón.  Además, estos primeros fríos tan secos y sin nevadas que hagan el Pirineo más atractivo, hacen recordar que también hay montañas más pequeñas pero muy bonitas aquí al lado de casa.  Así que propongo la ascensión a Gabardiella partiendo desde el puente de Lúsera y completando una ruta circular que, de bajada, pasa por el Collado de las Paúles y nos permite disfrutar del singular paisaje de los Acantilados de Cienfuens.



Hoy he quedado con la Joven Castora Helena junto a la que salimos de Huesca destino Arguis donde hemos quedado con Pol.  De aquí nos dirigimos a Belsué, pasamos el embalse totalmente vacío y poco más adelante con el pueblo de Lúsera arriba a nuestra izquierda, encontramos la salida de la senda y el puente.

Tras apañarnos y abrigarnos como si no hubiera un mañana, que hace un frío que pela mucho, bajamos hacia el puente y lo cruzamos para girar inmediatamente a nuestra izquierda siguiendo las señalizaciones.  Primero llaneamos un poco con el cauce seco del Flumen a nuestra izquierda y en algo más de 500m giramos a nuestra derecha para comenzar el fuerte ascenso por una empinadísima ladera dirección Sur.  Sobre la cota 1.200m avistamos a nuestra derecha un refugio abandonado.


Lúsera ya queda bien abajo

La verdad es que ascender por esta cara, a esta hora y en esta época no tiene nada de especial más que resoplar de calor con el sol dándonos de lleno de frente y transitando por una cuesta sin mayor gracia que las vistas que se van abriendo hacia el Pirineo a nuestra espalda.  Tras una breve parada para almorzar algo en un llano, alcanzamos el alto central de la Cresta de Gabardiella y giramos a nuestra izquierda para encaminarnos, dirección Este, a una primera cima secundaria y de aquí, siempre por la cresta, a la cima del Pico Gabardiella.

Pirineo a nuestra espalda


Cima con Guara de fondo

Lo guapo de la excursión de hoy empieza ahora.  Para volver, desandamos nuestros pasos hasta el alto donde se encuentran unas señales direccionales y continuamos adelante dirección Oeste por la cresta hasta que la senda se dirige a nuestra izquierda para iniciar un abrupto descenso que culmina en las inmediaciones del “Collado de la Luna del Pueyo”.  Aquí, para no perder las sanas costumbres, nos embarcamos un poco pues no hay que llegar a este collado sino seguir de frente sin perder la senda.  Total que, para no retroceder, damos un pequeño rodeo y bajamos monte a través en busca de la senda que según el GPS está a nuestra izquierda y efectivamente laretomamos tras un buen “masaje guarense” atravesando un maravilloso de aliagas y boj que nos dejan las piernas como coladores.

Por fin en la senda, continuamos otro tramo de descenso que nos lleva a otro colladito donde un hito a nuestra derecha nos indica la dirección a seguir hacia el gran Collado del Pueyo cuya llanura incita a descansar un rato y así lo hacemos que ya es hora de comer.


Borón

Guara y Fragineto

De ahí venimos

Llanos del Pueyo

Desde aquí solo nos queda seguir la senda llana durante un rato hasta que se adentra en el bosque para acentuar el descenso por un barranco seco.  Pronto se abren las vistas hacia los acantilados de Cienfuens y disfrutamos del vuelo de los Buitres y un Quebrantahuesos mientras nos acercamos a lo que debería ser el Embalse de Cienfuens que, la verdad, nunca he visto con agua.

La senda gira a nuestra derecha dejando el Embalse y los Acantilados de Cienfuens a nuestra izquierda para situarnos a media ladera dirección Norte.  La pendiente disminuye durante un rato hasta que nos acercamos a la presa de Belsué donde afrontamos la corta última cuesta del día.  A partir de aquí sólo queda llanear con el embalse vacío a nuestra izquierda hasta toparnos con el puente donde cerramos el círculo y finalizamos la excursión de hoy.



El sol del atardecer calienta los últimos metros de llaneo hasta el puente

Muy fácil y recomendable excursión, válida para todos los públicos.  Tener en cuenta que es un recorrido largo y cansado.


AQUÍ el track

Fecha real: 18/11/2017

Desnivel: 1.000m

Distancia: 17km

Tiempo: 7h