jueves, 29 de junio de 2017

Pico Tebarray (2.886m)


Como una de las pirámides del circo de Piedrafita, la elegancia del Pico Tebarray es indiscutible y su facilidad de ascensión demostrable como vais a ver en breve.  Teniendo alrededor tantos tresmiles y tanta pirámide “marchosa”, este pico se reserva para quienes buscamos más belleza que dificultad y para los que además ya hemos culminado otros “trofeos” circundantes.  Hoy es el día en que Bonito del Norte y Servidora de Ustedes, mano a mano, vamos a atacar su cumbre oiga, que no se diga que no hemos estado.



Hemos dormido en el Balneario de Panticosa desde donde empezamos a caminar por detrás del Refugio de la Casa de Piedra adentrándonos en la senda señalizada hacia Bachimaña, Respomuso, etc por GR11.  La cosa, como siempre por estos lares, arranca muy empinada trazando zetas hasta el Mirador de la Reina desde el que contemplamos ya las aberrantes nuevas instalaciones del Balneario y sus hoteles a nuestros pies.


Continuamos ascendiendo sin perdón por el incómodo terreno típico de Panticosa: caos de granito que nos hace sudar de lo lindo a penas habiendo empezado.  Cuando llevamos unos dos kilómetros caminados y sobre la cota 2.000, la pendiente se suaviza muy ligeramente y nos acercamos al cauce del Barranco Caldarés.  En esta zona, la senda busca los mejores pasos por la roca, en las zonas más expuestas hay unas delgadas sirgas que nos ayudan y dan seguridad pues una caída al barranco podría ser fatal y más hoy con el gran caudal que baja.  El paisaje se abre hacia un rellano y queda a nuestra vista la Cascada del Fraile a cuya izquierda queda la archi-famosa cuesta homónima, menos mal que aún da la sombra.


El sol nos da de lleno cuando llegamos al Ibón Bajo de Bachimaña y vemos el Refugio a nuestra derecha.  Paramos un momento a encremarnos y pertrecharnos con gorras y gafas que a partir de aquí la solana va a ser continua.   Ahora medio-llaneamos mientras los Ibones de Bachimaña van quedando a nuestra derecha, primero el bajo con su refugio y luego el alto con su presa y su inmensidad, ¡que grande es, tú!.



En un pequeño rellano, dejando ya algo atrás el Ibón Alto de Bachimaña, tenemos que cruzar el cauce que baja de los Ibones Azules hoy algo complicado por el deshielo, pero no llegamos a mojar del todo las botas.  Paramos a almorzar bajo el cruce que nos indica el camino hacia Respomuso por la GR11.

Sólo tenemos que seguir las marcas rojiblancas para, en mucho menos de lo que nos parecía y tras superar otro caos granítico dejando atrás la Cascada de los Azules, llegamos a los Ibones Azules que aún portan algo de hielo y los vamos dejando a la izquierda para adentrarnos en el valle que se nos presenta, tal como esperábamos, todavía cubierto de nieve y menos mal, porque ésta facilita mucho la progresión.  Nos ponemos los crampones aunque la pendiente y la calidad de la nieve no entrañan riesgo alguno, y continuamos en busca del Cuello del Infierno.

Cascada de los Azules y Picos del Infierno

Ibón Azul superior y Pico de las Marmoleras


Llegados al Cuello del Infierno, por fin apreciamos la perfecta pirámide objeto de nuestros deseos de hoy.  Nos quitamos los crampones ya que aquí se acaba la nieve y Giramos a nuestra derecha siguiendo la GR11 en un flanqueo a media ladera con el Ibón a nuestra izquierda por una pedrera que nos deposita a los pies de una pequeña, empinada y descompuesta canal por la que nos auparemos echando alguna mano a roca pero sin más dificultad.  Alcanzamos el Collado de Piedrafita y abandonamos la GR11 girando a nuestra izquierda y encaramándonos a un trocito de cresta tras el cual la senda serpentea cómodamente la ladera Sur del Pico Tebarray que conquistamos cansados pero contentos.  Estamos solos así que aprovechamos para pasar un buen rato disfrutando de la cima y sus vistas.

Flanqueo hacia la cima

Infiernos al alcance de la mano

Balaitous y Respomuso a sus pies

El "amo" Vignemale
Aunque se está estupendamente, en algún momento habrá que bajar así que arrancamos desandando nuestros pasos.  Solventamos todo el descenso por el mismo itinerario de subida excepto el tramo que va del Ibón Azul inferior al Bachimaña superior para poder ver más de cerca la Cascada de los Azules.  Por lo demás “sin más” llegamos de nuevo al Balneario agotados no sólo por la longitud de esta ascensión sino también por el tremendo calor reinante.

Último vistazo a los Infiernos

Mitad de camino de bajada, sólo queda lo peor

Preciosa y relativamente fácil excursión recomendable para iniciarse en la dureza del terreno de la Alta Montaña.  Importante desnivel y larga distancia a cubrir.



AQUÍ el track

Fecha real: 18/06/2017

Desnivel acumulado: 1.400m

Distancia recorrida: 19km

Tiempo invertido: 10h




miércoles, 21 de junio de 2017

La Sarra - Ibón de Arriel bajo – Refugio y Embalse de Respomuso – La Sarra


Como me lo pasé de maravilla el otro día en los Ibones de Ordicuso y me apetece una excursión de las de tomar el sol y “fotosintetizarme”, le propongo a Bonito del Norte una ruta que hice hace años y me parece ideal a tal fin:  los Ibones de Arriel y de allí pasar a echar una caña al Refugio de Respomuso.


Arrancamos a caminar en el Embalse de la Sarra por la GR11 que sube suavemente atravesando el bosque con el Río Aguas limpias rugiendo a nuestra derecha.  Cuando llevamos unos 5km. caminados nos desviamos a nuestra izquierda siguiendo una indicación atornillada a una pared rocosa que indica claramente hacia los Ibones de Arriel. 

 

Comenzamos una empinadísima y accidentada subida por zona boscosa y rocosa a la vez, al terminarse el bosque, entramos en un canchal infame por el que descendemos para cruzar el Barranco de Arriel e inmediatamente comenzar la penosa marcha por una pedrera que no he querido ni fotografiar ¡con el sol que hace, quién nos mandará a meternos en estas!. 
 
Vemos que tenemos más talento que el grupo que baja por aquí compuesto por unas quince personas de las que al menos la mitad son niños a partir de unos 5 años.  No soy de criticar ni dar lecciones pero en mi humilde opinión, me parece una barbaridad meter críos por estos terrenos que hasta para mí resultan más que incómodos.  En fin.
 
Para “suavizar” la pendiente, la senda realiza una gran curva hacia la derecha tras la que se acerca nuevamente al Barrano de Arriel quedando éste otra vez a nuestra derecha.  Ya solo queda remontar por una zona un pelín expuesta con caída al barranco pero fácil de transitar.  De aquí a un primer pequeño Ibón sólo queda un momento y de aquí, cruzando el cauce un par de veces, nos aupamos al Ibón de Arriel inferior donde un nevero nos complica el paso hacia los Ibones más altos así que decidimos avituallarnos aquí antes darnos la vuelta sólo por unos 200 metros tras los cuales veremos a nuestra izquierda un muro de piedra que sustenta la senda por la que debemos continuar hacia el Refugio de Respomuso.

 

Tras una pequeña subida, alcanzamos un pequeño Ibón rodeado de restos de construcciones.  Continuamos por nuestra izquierda para iniciar un flanqueo por una sencilla faja que pronto se sitúa paralela a la GR11 que se dirige al Embalse de Respomuso.  Bajamos hacia la orilla del embalse que queda a nuestra derecha mientras recorremos los últimos metros hasta el Refugio donde hacemos una larga parada para comer y echar una caña, que nos la hemos ganado.


Flanqueo hacia Respomuso, se aprecia la presa al fondo

Típicas vistas desde el Refugio
 
Comidos y servidos, iniciamos el regreso a La Sarra por la cómoda GR11 que sin ninguna dificultad nos acerca al cauce del Río Aguas limpias que va quedando abajo a nuestra izquierda hasta topar con el desvío que hemos tomado esta mañana.  Ya sólo queda desandar nuestros pasos bajo el bosque protector del calor abrasador de estos días.
 
Nos despedimos de Respomuso
 


AQUÍ el track

Fecha real: 11/06/2017

Desnivel: 1000m

Distancia: 20km

Tiempo: 7h40m

viernes, 16 de junio de 2017

Ibones de Ordicuso


Esta primavera rara y calurosa se me ha cargado defensas y fuerzas, así que me propongo descansar pero sin dejar de tener un mínimo de actividad.  Aprovecho el libro que tan acertadamente ha escrito David Naval: “Valle de Tena. 20 Excursiones para todas la edades” editado por Ed. Alpina, donde encuentro esta coqueta excursión que no había hecho nunca.  Me acompaña Mónica, que también está hoy de Rodríguez.

Ibón con vistas

La cosa es facilísima.  Se arranca en el Balneario de Panticosa al Oeste del Ibón de los Baños, por la senda que nos llevaría al Garmonegro, Argualas, etc.  Al llegar a la Mallata Baja hay que estar pendientes a una bifurcación a nuestra izquierda donde hay una gran piedra con el nombre “Ordicuso” pintado en color verde, hay que fijarse bien para verlo.  Giramos pues para acercarnos al Barranco de Argualas  que cruzamos más arriba.

En esa piedra, a la izquierda, no hay pérdida

Otro poco más arriba, cruzamos otro barranco sin nombre tras el que vamos abandonando el canchal y nos enfrentamos a una ladera que superamos con la ayuda de una estrecha pero decidida senda.  Llevamos apenas tres kilómetros caminados cuando llegamos a un alto desde el que contemplamos ya los ibones a nuestros pies.





Sin más, bajamos a la orilla.  Nos aposentamos y allí nos quedamos por casi una hora remojando las garrillas y jamándonos todo lo comestible que portamos en los morrales tras lo cual, continuamos rodeando el agua para ir en busca del mismo itinerario por donde hemos subido y regresar contemplando encantadas el paisaje pirenaico que nos rodea.



Más que recomendable excursión para toda la familia para pasar un día magnífico en un entorno sin igual.



AQUÍ el track

Fecha real: 28/05/2017

Desnivel: 623 m

Distancia: unos 6 km

Tiempo invertido: unas 4 horas

viernes, 26 de mayo de 2017

Pico Foratulas O (2.581m) Canal Norte


Hoy hemos quedado “mano a mano” con cuñado para subirnos al Foratulas, uno de esos picos olvidados por estar rodeado de grandes moles más atractivas por aquello de la fama pero que bien merece una visita, pobrecito hombre que es muy majo para subir con nieve y hacerse un corredorcillo “allá que allá” fácil con nieve buena.

Cima del Pico foratulas Oeste oteando el Sur con el Ibón de Piniecho a los pies

Arrancamos a andar en el Balneario de Panticosa por las archi-famosas escaleras de las fuentes o de casa Belio (al gusto) para incorporarnos a la GR11 dirección Brazatos, al llegar a un cartel de advertencia de aludes abandonamos la GR y nos incorporamos a nuestra derecha a una fina pero evidente sendita que se adentra en el bosque de pinos y traza una diagonal empinada como una que se empina mucho, dirección oeste para acercarse al Barranco de Brazato.  Enseguida ganamos altura y vamos disfrutando del ambiente alpino característico de esta zona.



Aproximadamente en la cota 2.000m, en un rellano, echamos un ojo a nuestra derecha y contemplamos ya la canal norte que nos hará de portal al hombro al que nos tenemos que aupar para hacer cima.  Giramos pues a la derecha sin desvío ni citas pero por terreno sencillo para cruzar el río por donde mejor podemos y directamente entramos en la nieve.  Nos calzamos los crampones y arrancamos pala arriba a degüello, como si no hubiera un mañana.

Subiremos por el corredor de la derecha 

Llevo un par de zancadas y la verdad es que no me encuentro nada segura.  No es cuestión de fondo o forma, es como un mareo raro y empiezo a no sentirme segura… menos mal que voy con Cuñao que es como llevar un guía diplomado, se pone al mando y me abre una huella que casi me entra mitad de bota.  En la cota 2.200m empieza el corredor que no presenta dificultad ni exposición pero a mí hoy me parece estar en la norte del Eiger lo menos.



Sólo han sido unos metros de máxima inclinación pero para mí como si me hubiera escalado una cascada de 70º cuando salimos a “tierra firme” o al menos horizontal y me da otro extraño mareo al contemplar por dónde hemos subido… digo yo que esto debe ser vértigo ¡vamos! Que tengo el día malo pero en fin, ya que estoy, continúo. 

Estamos en el hombro Norte, nos queda poco ya y lo sabemos porque delante un pelín a la izquierda ya contemplamos los dos Foratulas.  Caminamos dirección O en busca del colladito que los separa y llegados a él, nos quitamos los crampones pues los últimos metros carecen de nieve y dejamos las mochilas para enfilar la cima que culminamos en un cuarto de hora desde el collado.

Allá vamos

Cima hacia Garmonegro, etc...

Regresamos sobre nuestros pasos y paramos en el collado.  Yo me quedo aquí empezando a comer mientras Cuñado se sube a la cima Este en un pis pas.  A su regreso, terminamos de comer y tras buscar sin éxito una ruta de bajada diferente, iniciamos el descenso por el mismo itinerario de subida.  Y yo que estaba tan “avertigada” en cuanto clavo el primer talón en la nieve ya transformada de la canal, respiro tranquila al ver que no hay peligro y desciendo el resto del trayecto disfrutando por fin del día inmejorable que tenemos hoy.

Ahí quedan nuestras huellas

 


AQUÍ el track

Fecha real: 20/05/2017

Desnivel: 1.000m

Distancia: 8km

Tiempo invertido: 6h30min

jueves, 11 de mayo de 2017

Pico Turbón (2.492m)


Hace tiempo que hablamos con JM de subir al Turbón y hoy es el día, que ya estamos hartos de verlo desde todas partes y no visitarlo más a menudo.  Componemos la expedición el ya mencionado JM, Pol, Hermano de Pol, Bonito del Norte y Servidora de todos ustedes.



Tras un largo viaje no exento de alguna embarcada culpa del Google Maps, llegamos al precioso y magníficamente enclavado pueblecito de La Muria desde el que continuamos por la pista asfaltada hasta una caseta muy bien conservada junto al Barranco Cogulas.  Aquí dejamos un coche y como JM ha traído su Furgo 4x4 continuamos por la pista hasta el llano de “Selvaplana” y aparcamos.

Un cartel nos indica el camino a seguir en busca del collado de San Adrián al que accedemos a través de un bello bosque por una empinadísima y humedísima senda que discurre cerca del cauce de un barranco sin nombre.  Al llegar al collado, se abre ante nosotros la vista del pequeño Valle de San Adrián hoy cubierto de nieve.




Descendemos un poco siempre por senda y nos aproximamos al Barranco de San Adrián para cruzarlo y situarnos a la derecha (barranco a nuestra izquierda).  Vamos mirando el GPS que nos indica un curioso itinerario directo a buscar la cresta de nuestra derecha y como tenemos el día tonto, pues allá que nos desviamos.

Llevamos unos 4km recorridos y nos encontramos más o menos a 1970m de altitud cuando nos desviamos a nuestra derecha sin camino ni citas visibles que nos conduzcan, pero tenemos fe en el itinerario que marca el GPS y en nuestra experiencia para ir superando la pendiente por un terreno cada vez más descompuesto.



Tras un par de “terrazas” más o menos fáciles, nos encontramos con un contrafuerte que no tenemos claro cómo superar: nos enfrentamos a una canal con insuficiente nieve o a una zona de roca a la derecha de la canal que tampoco nos inspira confianza.  Nos armamos de valor, sacamos los piolets y arrancamos canal arriba cuando oímos a Pol, que va por delante, gritar avisando caída de piedras.  Intento apartarme y veo que una roca del tamaño de una caja de zapatos viene directa a nosotros… JM se aparta y yo también pero la jodida de ella cambia de dirección y me golpea la mano derecha y la pierna.  Por suerte me encuentro bien, la mano fría por la nieve sólo lleva el golpe y un par de heridas pequeñas pero el más perjudicado ha sido mi móvil que dentro del bolsillo del pantalón, ha recibido el golpe que correspondía a mi pierna. 

Tras el susto, salimos lo antes posible de la canal por nuestra derecha, para seguir superando la pendiente por terreno realmente incómodo y expuesto hasta que, por fin, nos situamos en la cota 2314m donde encontramos los hitos que indican el itinerario a seguir por la cresta de Norte a Sur donde se localiza la cima que adivinamos al fondo.
 
La cima del Turbón al fondo

Desde aquí sólo nos queda continuar dirección Sur primero por una corta pero muy expuesta faja que flanquea bajo la cota 2450m que queda a nuestra derecha tras la que nos situamos en la cresta que, ahora sí, transitamos cómodos y seguros hasta la cima del Turbón y tal como arribamos, culminan también Cuñado y Hermana que habían salido de Huesca una hora más tarde que nosotros.  Tras contarles “la batallita”, nos sentamos todos a comer y hacer las fotografías correspondientes.

Disfrutando la arista mucho más amable

Aneto

Vista de la cima hacia el Norte

Para bajar teníamos pensado acercarnos al Turbonet, pero ya hemos invertido ingenio y energía suficiente por hoy, así que nos decantamos por acompañar a Hermana y Cuñado por el mismo camino que han subido ellos.  Primero por el hombro sur hacia el collado cabecera de la Palanca de San Adrián y sin llegar a él vamos girando poco a poco a nuestra izquierda y nos encaramos definitivamente al Sur para continuar por el fondo del valle disfrutando del terreno que después de lo superado, nos resulta fácil y amable.  En unos 3km desde la cima, nos incorporamos al mismo itinerario por el que habíamos venido y sólo queda continuar por terreno conocido de regreso al coche.




Difícil y expuesto itinerario que muy sinceramente no recomiendo, teniendo en cuenta la gran variedad de itinerarios posibles para alcanzar el mismo destino.  En este caso, podría ser mucho más bonito y seguro el camino que sale directamente del Collado de San Adrián por la cresta Norte hacia la cima.



AQUÍ el track

Fecha real: 01/05/2017

Desnivel: 1.070m

Distancia: 12km

Tiempo invertido: 7h

viernes, 5 de mayo de 2017

Peña Montañesa o Picón de Libro (2.295m)



Hace tiempo que tenía ganas de volver a la Peña Montañesa, esa vigía del Sur característica por sus dos cumbres casi gemelas (Picón del Libro la más alta y La Tuca apenas 30m más baja) y las paredes anaranjadas que la protegen dejando apenas unas pocas debilidades que permitan conquistarla.  Pero hoy no tengo ganas de aventuras, así que aunque la idea era probar la “Faja del Toro” que está tan de moda últimamente, le propongo a Kankel que me acompaña hoy, la ruta normal.  En ambos casos hemos de salir desde el párking previo al Monasterio de San Victorián, cerca de la Ermita del Pilar.



Justo frente al aparcamiento parte la senda señalizada que se adentra en el bosque mixto característico de las caras Sur.  Esta ruta no da tregua, se trata de ganar metros cara arriba sin perdón hasta alcanzar unos contrafuertes que quedarán a nuestra derecha en busca de una minúscula caída de agua (habitualmente seca) que superamos por la izquierda, siempre siguiendo la senda que no deja lugar a la duda.

Lo que nos queda por subir



A partir de aquí, la altitud hace su trabajo y desaparece el bosque pero no la senda que transitamos cómodamente pues la pendiente se suaviza.  Alcanzamos un alto desde el que contemplamos las dos cumbres, la nuestra es la de la izquierda y para alcanzarla debemos descender siguiendo el camino que ahora flanquea la ladera y atraviesa la cabecera de la Canal Grande.

Descendemos


Vistas al Sur

 
Sólo nos queda ganar la cumbre continuando dirección Oeste paseando entre algunos pinos secos.  Poco antes de llegar a ver la otra vertiente, giramos a nuestra derecha e iniciamos un flanqueo dirección Este que nos sitúa bajo la cumbre a la que accedemos tras un par de pequeñas zetas sin ninguna dificultad.


Franqueamos en suave ascenso antes de culminar, al fondo La Tuca

Cima

Hace viento y frío en la cima, así que iniciamos el descenso.  Con una parada de avituallamiento a mitad de camino, regresamos al coche muy contentos de terminar esta larga excursión con un potente desnivel que no reviste gran dificultad y nos transporta por un paraje más bello de lo que recordaba.  Muy recomendable.

Castillo Mayor, Tres Marías y Tres Sorores desde la cima

Agradable sorpresa durante el descenso

Llegando.  San Victorián al fondo




AQUÍ el track

Fecha real: 24/04/2017

Desnivel: 1.275m

Distancia recorrida: 11km

Tiempo invertido: 7h30m