lunes, 10 de abril de 2017

Pico Nabaín o “Santa Marina” (1796m.)


Pocas veces se podrá ascender a este curioso pico en las condiciones que nos encontramos el otro día, con una generosa capa de nieve recién caída y la huella abierta por unos amables predecesores. Componemos la expedición JM, Andrea y servidora que viste y calza.



Tras aparcar en la localidad de Ascaso, empezamos a caminar regresando a la entrada del pueblo para incorporarnos a una pista a nuestra derecha (izquierda en dirección de entrada al pueblo). La seguimos sin desviarnos hasta encontrar un desvío a nuestra izquierda. Hoy lo distinguimos porque nos encontramos una generosa huella que no dudamos en aprovechar.

No hay más dificultad, si no hubiera nieve, el camino está claramente marcado con mojones y hoy con la nieve fresca, la huella está perfectamente trazada (quien sea que ha salido antes que nosotros se conoce bien el camino). Remontamos la ladera dirección oeste y al cabo de un rato nos encontramos de bajada a los montañeros que nos preceden y nos cuentan que se han dado la vuelta por la cantidad de nieve, hartos de abrir huella clavados hasta la rodilla pero también nos confirman que tendremos huella hasta poco antes de la cima, así que continuamos.

Ascaso va quedando abajo ¿a que parece un Belén?



Nos encontrarnos con una zona de cortados desde la que empezamos el giro a nuestra derecha y hacia el Norte para ir trazando la forma de “C” que tomará al final el trazado de la excursión. Nos encontramos un cartel que señaliza la dirección a seguir (N) y a partir de aquí, efectivamente, se acaba la huella y empieza nuestro calvario. Por suerte queda poco hasta la cima y nos vamos turnando para ir primeros surcando el polvo blanco que, a pesar de incomodar bastante el progreso, le da hoy un plus de belleza al paisaje. Llegamos a cima cansados pero sorprendidos del famoso vértice geodésico construido sobre una pared de las ruinas de la Ermita de Santa Marina.


Peña Montañesa y el Turbón


Peña Montañesa y Cotiella


Para bajar, desandamos nuestros pasos bajo el sol que ya va haciendo desaparecer la nieve a la vez que descendemos la rocosa ladera de regreso a la pista y al pueblo.



Reloj de Sol en una casa del pueblo.  Detrás a la izquierda, el Pico Nabaín



AQUÍ el track

Fecha real: 26/03/2017

Desnivel: 800m

Distancia: 7km

Tiempo invertido: 6h


2 comentarios:

Eduardo dijo...

Hola Pirene.

Con esa buena capa de nieve virgen, os hubiera venido de perlas las raquetas, nada más que llevabais unos buenos serpas delante, que os hicieron el camino.

Un saludo.

carmar dijo...

Unas delicadas imágenes de una excursión que, o con raquetas como dice Eduardo, o con esquíes, que es como me hubiera gustado hacerla a mi, ofrece unas vistas de lo más bonitas.
Salud y Montaña.