jueves, 11 de mayo de 2017

Pico Turbón (2.492m)


Hace tiempo que hablamos con JM de subir al Turbón y hoy es el día, que ya estamos hartos de verlo desde todas partes y no visitarlo más a menudo.  Componemos la expedición el ya mencionado JM, Pol, Hermano de Pol, Bonito del Norte y Servidora de todos ustedes.



Tras un largo viaje no exento de alguna embarcada culpa del Google Maps, llegamos al precioso y magníficamente enclavado pueblecito de La Muria desde el que continuamos por la pista asfaltada hasta una caseta muy bien conservada junto al Barranco Cogulas.  Aquí dejamos un coche y como JM ha traído su Furgo 4x4 continuamos por la pista hasta el llano de “Selvaplana” y aparcamos.

Un cartel nos indica el camino a seguir en busca del collado de San Adrián al que accedemos a través de un bello bosque por una empinadísima y humedísima senda que discurre cerca del cauce de un barranco sin nombre.  Al llegar al collado, se abre ante nosotros la vista del pequeño Valle de San Adrián hoy cubierto de nieve.




Descendemos un poco siempre por senda y nos aproximamos al Barranco de San Adrián para cruzarlo y situarnos a la derecha (barranco a nuestra izquierda).  Vamos mirando el GPS que nos indica un curioso itinerario directo a buscar la cresta de nuestra derecha y como tenemos el día tonto, pues allá que nos desviamos.

Llevamos unos 4km recorridos y nos encontramos más o menos a 1970m de altitud cuando nos desviamos a nuestra derecha sin camino ni citas visibles que nos conduzcan, pero tenemos fe en el itinerario que marca el GPS y en nuestra experiencia para ir superando la pendiente por un terreno cada vez más descompuesto.



Tras un par de “terrazas” más o menos fáciles, nos encontramos con un contrafuerte que no tenemos claro cómo superar: nos enfrentamos a una canal con insuficiente nieve o a una zona de roca a la derecha de la canal que tampoco nos inspira confianza.  Nos armamos de valor, sacamos los piolets y arrancamos canal arriba cuando oímos a Pol, que va por delante, gritar avisando caída de piedras.  Intento apartarme y veo que una roca del tamaño de una caja de zapatos viene directa a nosotros… JM se aparta y yo también pero la jodida de ella cambia de dirección y me golpea la mano derecha y la pierna.  Por suerte me encuentro bien, la mano fría por la nieve sólo lleva el golpe y un par de heridas pequeñas pero el más perjudicado ha sido mi móvil que dentro del bolsillo del pantalón, ha recibido el golpe que correspondía a mi pierna. 

Tras el susto, salimos lo antes posible de la canal por nuestra derecha, para seguir superando la pendiente por terreno realmente incómodo y expuesto hasta que, por fin, nos situamos en la cota 2314m donde encontramos los hitos que indican el itinerario a seguir por la cresta de Norte a Sur donde se localiza la cima que adivinamos al fondo.
 
La cima del Turbón al fondo

Desde aquí sólo nos queda continuar dirección Sur primero por una corta pero muy expuesta faja que flanquea bajo la cota 2450m que queda a nuestra derecha tras la que nos situamos en la cresta que, ahora sí, transitamos cómodos y seguros hasta la cima del Turbón y tal como arribamos, culminan también Cuñado y Hermana que habían salido de Huesca una hora más tarde que nosotros.  Tras contarles “la batallita”, nos sentamos todos a comer y hacer las fotografías correspondientes.

Disfrutando la arista mucho más amable

Aneto

Vista de la cima hacia el Norte

Para bajar teníamos pensado acercarnos al Turbonet, pero ya hemos invertido ingenio y energía suficiente por hoy, así que nos decantamos por acompañar a Hermana y Cuñado por el mismo camino que han subido ellos.  Primero por el hombro sur hacia el collado cabecera de la Palanca de San Adrián y sin llegar a él vamos girando poco a poco a nuestra izquierda y nos encaramos definitivamente al Sur para continuar por el fondo del valle disfrutando del terreno que después de lo superado, nos resulta fácil y amable.  En unos 3km desde la cima, nos incorporamos al mismo itinerario por el que habíamos venido y sólo queda continuar por terreno conocido de regreso al coche.




Difícil y expuesto itinerario que muy sinceramente no recomiendo, teniendo en cuenta la gran variedad de itinerarios posibles para alcanzar el mismo destino.  En este caso, podría ser mucho más bonito y seguro el camino que sale directamente del Collado de San Adrián por la cresta Norte hacia la cima.



AQUÍ el track

Fecha real: 01/05/2017

Desnivel: 1.070m

Distancia: 12km

Tiempo invertido: 7h

viernes, 5 de mayo de 2017

Peña Montañesa o Picón de Libro (2.295m)



Hace tiempo que tenía ganas de volver a la Peña Montañesa, esa vigía del Sur característica por sus dos cumbres casi gemelas (Picón del Libro la más alta y La Tuca apenas 30m más baja) y las paredes anaranjadas que la protegen dejando apenas unas pocas debilidades que permitan conquistarla.  Pero hoy no tengo ganas de aventuras, así que aunque la idea era probar la “Faja del Toro” que está tan de moda últimamente, le propongo a Kankel que me acompaña hoy, la ruta normal.  En ambos casos hemos de salir desde el párking previo al Monasterio de San Victorián, cerca de la Ermita del Pilar.



Justo frente al aparcamiento parte la senda señalizada que se adentra en el bosque mixto característico de las caras Sur.  Esta ruta no da tregua, se trata de ganar metros cara arriba sin perdón hasta alcanzar unos contrafuertes que quedarán a nuestra derecha en busca de una minúscula caída de agua (habitualmente seca) que superamos por la izquierda, siempre siguiendo la senda que no deja lugar a la duda.

Lo que nos queda por subir



A partir de aquí, la altitud hace su trabajo y desaparece el bosque pero no la senda que transitamos cómodamente pues la pendiente se suaviza.  Alcanzamos un alto desde el que contemplamos las dos cumbres, la nuestra es la de la izquierda y para alcanzarla debemos descender siguiendo el camino que ahora flanquea la ladera y atraviesa la cabecera de la Canal Grande.

Descendemos


Vistas al Sur

 
Sólo nos queda ganar la cumbre continuando dirección Oeste paseando entre algunos pinos secos.  Poco antes de llegar a ver la otra vertiente, giramos a nuestra derecha e iniciamos un flanqueo dirección Este que nos sitúa bajo la cumbre a la que accedemos tras un par de pequeñas zetas sin ninguna dificultad.


Franqueamos en suave ascenso antes de culminar, al fondo La Tuca

Cima

Hace viento y frío en la cima, así que iniciamos el descenso.  Con una parada de avituallamiento a mitad de camino, regresamos al coche muy contentos de terminar esta larga excursión con un potente desnivel que no reviste gran dificultad y nos transporta por un paraje más bello de lo que recordaba.  Muy recomendable.

Castillo Mayor, Tres Marías y Tres Sorores desde la cima

Agradable sorpresa durante el descenso

Llegando.  San Victorián al fondo




AQUÍ el track

Fecha real: 24/04/2017

Desnivel: 1.275m

Distancia recorrida: 11km

Tiempo invertido: 7h30m

viernes, 28 de abril de 2017

La gran circular de “Las Fajas del Mascún”


Bonito del Norte lleva desde la primavera pasada con esta preciosa y vertiginosa excursión en mente.  Hoy por fin la vamos a recorrer y para semejante ocasión nos acompañan dos “Homoguarensis” amigos de toda la vida, así que ¡día grande! Recordando los tiempos del grito de guerra “domingo aventura, embarcada segura”… ¡que no nos pase nada!.

Bajando al Saltador de las Lañas

Aparcamos poco antes de entrar en Rodellar.  Arrancamos a caminar entrando en el pueblo y nos dirigimos hasta Cheto donde comenzamos a seguir las indicaciones para Bagüeste y/o Letosa que nos llevan a cruzar el barranco de la Virgen para seguidamente comenzar a ganar altura hasta la cota aproximada 1.100 desde la que nos asomamos a contemplar las preciosas formaciones calcáreas que componen el precioso paraje llamado “La Ciudadela” por su similitud a un grupo de edificios.


Continuamos por la senda en un agradable flanqueo casi sin ganar ni perder altura hasta cruzar el Barranco del Fabar y continuamos siguiendo siempre las señales hacia Letosa.  Ganamos un poco de altitud y nos asomamos a un mirador para contemplar Otin y su Barranco.


El espectacular barranco de Otín

Un pequeño descenso y cruzamos el Barranco de Fornazos, seguidamente un sube-baja nos lleva a cruzar un par de barrancos más tras los cuales ganamos altura otra vez para encontrarnos el desvío que nos indica “Saltador Lañas” e iniciamos el descenso hacia la cabecera del Mascún.  Pronto avistamos el Saltador de las Lañas al que tenemos que llegar tras un abrupto descenso que nos deposita en la preciosa Faja de Mascún.


Cuñado "homoguarensis" ya nos espera en la faja
Situados ya dentro del Barranco de Mascún, con la preciosa cascada y sus barranquistas rapelando como fondo, descansamos un poco e iniciamos el regreso hacia Rodellar para lo que nos situamos dejando el barranco a nuestra izquierda y, aunque parezca imposible, caminamos por la vira que va superando las paredes y ganando altura para entrar en la preciosa Faja Raisén tras la que giraremos para llegar al barranco homónimo.




Cruzamos el barranco por su cabecera y continuamos por la faja.  Camino conteniendo la respiración, un paso en falso, tropiezo o resbalón sería fatal.  El vértigo es nuestro compañero por este estrecho pero bellísimo camino que no reviste dificultad pero sí mucha exposición y peligro.  Y así, con cautela y admiración, poco a poco salimos de la faja y nos incorporamos al camino que en un corto descenso nos lleva a las inmediaciones de Otín, donde paramos a comer sentados plácidamente al sol, que nos lo hemos ganado.

Detalle de la faja por la que hemos venido
Desde aquí ya sólo nos queda seguir las indicaciones hacia Rodellar descendiendo por la famosa “costereta” como siempre al sol… ¡cosas que no cambian!.  Ya en el fondo del barranco, hacemos alguna corta parada para cumplir con las típicas tradiciones de una visita a este paraje, a saber: remojarse el cogote, foto de la “Cuca Bellostas” y foto del “Delfin de Mascún”.


El "Delfin de Mascún" hoy con escalador incluido
A partir de aquí, nos encontramos el lugar plagado de una curiosa mezcla de escaladores, familias y vacacionistas variados poblando ambas márgenes del camino, que para eso estamos en Semana Santa, hasta que comenzamos la subida hasta el pueblo de Rodellar donde culminamos esta magnífica ruta que solo recomiendo a aquellos con un mínimo de forma física y sobre todo cero vértigo.



AQUÍ el track

Fecha Real: 16/04/2017

Desnivel: 1.000m

Distancia: 20km

Tiempo invertido: 8h

domingo, 23 de abril de 2017

Bisaurín (2.670m). Circular invernal


Rey y señor del Pirineo Occidental, el Bisaurín se yergue como la primera cima de entidad del Pirineo más cercano al Atlántico. Su vía normal discurre plácidamente por una inclinada ladera Sur que en invierno se convierte en una divertida pala nevada, delicia de esquiadores y andarines por igual, pero también puede resultar monótona así que para hoy vamos a atacar la vía NO ya conocida por esta servidora de haberla descendido en verano y sé que puede ser transitada con un riesgo controlado gracias a la calidad de la nieve de hoy. Cabe añadir que con nieve más dura y en condiciones invernales cerradas, la exposición y dificultad aumentan exponencialmente.



El punto de partida es el Regugio de Lizara desde cuya zona trasera parte una pista que sube dirección al Collado del Foratón. Nosotros pronto nos desviamos a nuestra derecha dirección Norte hacia el Collado de Secús y nos internamos en el valle que separa los macizos del Bisaurin y Bernera transitando la clara senda que en suave ascenso, nos acercará al Refugio de Oldecua primero y a la característica Caseta de Forestales con su aspecto de Estupa después.

Llegando a la Caseta de Forestales
Al llegar a la Plana Mistresa, giramos a nuestra izquierda (O) quedando justo enfrente nuestro el Collado de Secús. Aquí la nieve ya es continua, así que nos calzamos los crampones. Flanqueamos siguiendo la perfecta huella y, sin llegar al collado, giramos a nuestra izquierda para enfrentar una amplia y sencilla canal que vamos superando a través de varias pequeñas palas de diferente inclinación que siempre culminan en algún pequeño llano ideal para respirar y contemplar lo magnífico del entorno.





Encontramos el tramo de mayor exposición en una larga pala que atacamos por su derecha hacia un característico hito desde el que flanqueamos hacia nuestra izquierda dirección SO, para encontrarnos con una mini vaguada desde donde atacamos una última y pequeña (pero matona) pala tras la que nos espera la preciosa arista cimera, la transitamos con cautela y en un santiamén nos deposita en la súper poblada cima del Bisaurin.




Vistas perfectas hoy: Midi, Palas y Balaitús al alcance de la mano

Tras la tradicional “jartá” de fotos y un poco de socialización montañera, emprendemos la bajada por la pala sur sin mayor dificultad que dejarnos deslizar sin ningún miedo ni miramiento, con algún “culosuelo” incluido, hasta el collado del Foratón donde se acaba la nieve y hacemos la correspondiente parada para descansar las garrillas y quitar los pinchos. Desde aquí ya solo queda seguir la GR11 de regreso al refugio de Lizara donde nos espera la cerveza del triunfo, hoy bien merecida.

Últimos kilómetros por pista, al fondo el Mesola

Ruta muy bonita pero con cierta dificultad que requiere experiencia en condiciones invernales y manejo de piolet y crampones.



AQUÍ el track

Fecha real: 13/04/2017

Desnivel: 1.200m

Distancia: 12km

Tiempo invertido: 6h40m


sábado, 15 de abril de 2017

Punta Alta de Napazal (2.363m) y Pico Bernera (2.432m)


Siempre que voy a Lizara, contemplo como con ternura el macizo de Bernera, esa pequeña sierra calcárea que separa el Bisaurin y los llanos de Lizara adquiriendo una curiosa forma de balcón que se asoma al Valle de Aragués del Puerto. Hoy es el día en que, por fin, he convencido a alguien para coronarlo y ese no puede ser otro que José Miguel, además nos acompaña Kankel con quien completamos el equipo ganador para hoy ¡vaya tres!.

Narcisos en las praderas dominadas por el imponente Bernera

Arrancamos a caminar siguiendo la traza que parte frente al refugio de Lizara donde hemos aparcado. No hay ninguna dificultad: atravesamos los rasos de Lizara y viramos a nuestra derecha por una pista que llega al Refugio de la Cueva, aquí ya encontramos la senda y las marcas de la GR11 a la que nos incorporamos dejando el Barranco del Articuso a nuestra derecha. Vamos superando la ladera atravesando alguna mancha de nieve hasta que ésta se hace continua, paramos un rato a almorzar y calzarnos los pinchos que la nieve está perfecta y continuamos subiendo hasta que nos encaramamos al Collado del Bozo.








Ahora sí empieza lo difícil. Tenemos dos opciones: descender un poco hacia Aísa y luego a nuestra izquierda hacia el vallecito de la Foya de Aragüés para enfrentar un paso horizontal bastante expuesto o el más difícil todavía que es arrancar a la izquierda directamente desde el collado por una ladera rocosa que enfrentamos quitándonos los crampones y chemecando al sol con semejante pedregal en que nos hemos metido. En cuanto alcanzamos un poco de altura hay que flanquear un primer contrafuerte que queda en nuestras cabezas para lo cual, nos volvemos a calzar los pinchos y arrancamos nieve arriba primero y nieve Oeste después trazando una travesía por la que no me atrevo a mirar hacia abajo, chaval, menos mal que la nieve está piadosa que aquí como te caigas y no tengas la auto-detención grabada a fuego, te la pegas en nada.






Salimos a un alto donde giramos a nuestra derecha, dirección Norte, para afrontar lo que para mí es el rato más peligroso de hoy, una ladera muy inclinada (pongamos unos 35º) de nieve dura con una exposición importante. A parte de sudar por el esfuerzo, aquí una suda de clavar crampones y piolet como si no hubiera un mañana, tú, que no quiero el más mínimo despiste hasta llegar a zona segura. La ladera termina en otro contrafuerte que superamos trazando una curva a la derecha para situarnos ya en el empinado lomo cimero a nuestra izquierda, lo superamos y ya sólo un pequeño pero sencillo paso expuesto por un trocito de arista nos separa del Punta Alta de Nazapal donde arribamos encantados de pisar terreno horizontal. Trago de agua, fotos de rigor y continuamos.






Tomamos dirección Oeste por la amplia cresta que nos une y separa a la vez del Bernera. Iremos descendiendo un poco a nuestra derecha para trazar un precioso flanqueo bajo las faldas este del pico hasta el fondo de este minúsculo valle donde nos toca remontar despacio y con Kankel abriendo huella, hasta el collado que separa el Pico Bernera del Ruabe de Bernera. Giramos a nuestra izquierda para afrontar la ladera que nos lleva por fin a la cima vestida de caliza limpia de nieve. Un corto descanso para avituallar y poner polainas, que nos espera más y más nieve.



De ahí venimos

Llana del Bozo, Llana de la Garganta, Aspe y Collarada desde la cima
Hace un día precioso y cálido, nos quedaríamos aquí a echar una siesta bien a gusto, pero hay que bajar y para eso aún nos queda trabajo, así que arrancamos desandando nuestros pasos hasta el collado y girando a nuestra izquierda para encarar el magnífico Bisaurin que nos presenta su lado más desafiante.





La cosa no tiene pérdida ni secreto, se trata de descender las empinadas laderas hoy cubiertas de una nieve ya algo pesada pero que se deja atravesar sin hundirnos demasiado aportando seguridad pues una caída en estas condiciones pierde exposición, es decir, que todo quedaría en un culazo y nada más. Fluimos plácidamente en busca de la Caseta de los Forestales que queda al otro lado del Barranco de los Castillones, pero antes nos toca destrepar un último resalte de nieve ahora sí con una considerable inclinación.




De ahí venimos y aún nos queda
José Miguel, más majo que majo, nos cava unos escalones perfectos que yo aprovecho encantada y concentrada hasta que cede la inclinación y ahora sí, nos dejamos caer para, sin llegar a la caseta, girar a nuestra izquierda y continuar el descenso incorporándonos a la senda principal. Al ir desapareciendo la nieve, decidimos sentarnos a descansar y avituallar un rato durante el que el cielo se salpica de decenas de parapentes que sobrevuelan el área.





Avituallados y contentos, continuamos el descenso por la senda ya totalmente limpia de nieve y nos encontramos con la GR11 que baja del Collado del Foratón hacia el Refugio de Lizara donde completamos el círculo de esta preciosa excursión.




Ahí quedan Bernera y el Cuello del Bozo
Itinerario muy exigente en condiciones invernales, sólo para experimentados o bien acompañados de éstos.





AQUÍ el track

Fecha real: 08/04/2017

Desnivel: 1.020m

Distancia: 10km

Tiempo invertido: 7h30m