lunes, 21 de septiembre de 2015

Camino de Ronda de Tarragona a Altafulla


Estamos pasando unos días con los Aitas de Bonito de Norte en La Pineda y, la verdad, a mí esto de pasarme el día haciendo la croqueta vuelta y vuelta en la arena… pues me aburre, así que le propongo a mi señor marido (bastante más playero él que yo, oiga, totalmente al revés del resto de las parejas que conozco) buscarnos alguna actividad andarina para tomar el sol y mantener la forma, todo en uno.

Tras consultar la red, nos llama la atención el asunto este del Camino de Ronda que recorre la costa y especialmente el tramo que va desde Tarragona hasta Altafulla, así que sin madrugar mucho pero antes de que las playas se peten del todo, dejamos la furgoneta en un parking cercano a la estación de trenes de Tarragona y desde ésta empezamos a caminar dirección norte primero por el Paseo de España que se convierte en la Vía William J. Bryant, calle que nos acerca al Anfiteatro Romano que rodearemos abandonando la Vía y adentrándonos en un pequeño parque.



Callejeamos en busca de un paso para cruzar las vías de tren, cosa que haremos por un viaducto que nos lleva directos al Fort de Sant Jordi donde en seguida divisamos el inicio del camino que buscamos.


Atravesamos un parque y pasamos por el Fortín de La Reina.  Desde aquí nos acercamos ya a la costa que no abandonaremos hasta Altafulla.



A partir de aquí sólo se trata de buscar y seguir las marcas rojiblancas de la GR92 que, tras atravesar las playas más grandes cercanas a la ciudad, nos irá trasladando por las calas más pequeñas de esas a las que llega poca gente, como a mí me gusta.  A ratos atravesamos el poco bosque mediterráneo que aún se conserva y algún rato también transitamos por algún acantilado que nos produce auténticas ganas de hartarnos a saltar, pero va a ser que hay que seguir caminando, eso sin dejar de darnos un baño en la playa de la Torre de la Mora de donde salimos encantados del ambiente nada masificado y mucho más amable que en los grandes arenales accesibles en coche.




Pasamos cerca de la Torre de la Mora para adentrarnos en el camping de la Playa homónima siguiendo unas flechas amarillas que nos ayudarán a abandonar las instalaciones campistas hasta la playa que atravesaremos en busca de un chiringuito donde descansar un momento e hidratarnos un poco, que ahora sí el calor aprieta fuerte.

Al continuar camino nos adentramos en una zona urbanizada y vamos recorriendo un paseo costero salpicado de chalets de esos que hacen que la envidia te corroa profundamente, por lo que apretamos paso para salir de aquí cuanto antes y llegar a la última playa que habremos de recorrer: la de Tamarit, con su castillo.



Más o menos a mitad de playa entramos a la población en busca de la estación de trenes en la que esperaremos unos 10 minutos al tren de cercanías que nos devuelve a Tarragona justo a la hora de comer.  Perfecto.

Recomiendo muy mucho esta excursión para saciar el apetito andarín los días de playa.  No tiene ninguna dificultad más que estar atentos a las señales de la GR92.

Fecha real: 11/08/2015
Desnivel: 298 m.
Distancia: 14 km.
Tiempo invertido: 4 horas

2 comentarios:

Eduardo dijo...

Tu eres de los míos Pirine. nosotros estuvimos nueve días en la costa brava y mientras el peque y mi mujer se iban a la playa, yo me hacia unas ferratas y algún paseo por la zona.


Por cierto que este camino también lo recorrí en algún momento, se ve que es largo de narices, sin duda una buena opción para hacerla temprano o a ultima hora de la tarde.

Un saludo

Pirene dijo...

Creo que recorre toda la costa, pero hay trozos complicados con urbanizaciones, cámpings o ayuntamientos que se ponen tontos. Nosotros hemos decidido que vamos a intentar irlo completando que tiene que ser muy majo también en primavera con menos calor y sin bañistas jejeje

Salud!