miércoles, 30 de septiembre de 2015

Garmo Negro (3.051m)


Hace ya un par de años que Tato me insiste en subir un tresmil y por fin ha llegado la hora.  Elegimos el Garmo Negro porque está cerca y porque yo ya he estuve hace tiempo y de algo me acordaré.  Además, aunque largo, es más o menos asequible para todos.  Componemos la expedición Tato, Tolo y Servidora de ustedes.


Aparcamos junto al Refugio de la Casa de Piedra de la zona de los Baños de Panticosa y echamos a andar atravesando construcciones abandonadas y jardines boscosos descuidados por una pista que llanea las faldas de nuestro objetivo hasta dar con la senda que nos lleva inmediatamente a la Fuente del Lago.  Seguimos el trazado del camino que aunque pedregoso se hace muy cómodo por sus eses perfectamente definidas que atraviesan el bosque de pino negro hasta abandonarlo y situarnos en los prados inclinados de la Mallata Baja de Argualas, aquí encontramos un desvío que tomaremos a la derecha haciendo caso a la pintura que observamos en dos grandes piedras, de las que una reza “Argualas” y otra “Garmo”, pasamos entre ambas y al poco nos cruzamos con un rebaño de ovejas francesas que invaden el camino, así que aprovechamos para echar un trago. 


Continuamos por la senda bien pisada pero el trazado cómodo va desapareciendo y ralentizamos el paso mientras vamos superando la inclinadísima ladera que se convierte ahora en la Mallata Alta de Argualas donde nos encontraremos un croquis pintado en una gran piedra que nos viene estupendamente para elegir el itinerario más cómodo para superar las paredes que cierran la Mallata realizando un flanqueo bajo el Garmo, por una terraza herbosa muy inclinada, este sería el itinerario que se observa más a la izquierda en el croquis de la piedra .  Junto a un pequeño torrente decidimos parar a almorzar que la mañana está bien avanzada.


Nos adelantan unos montañeros vascos gracias a quienes observamos el desvío del “camino de la canal” que, por la derecha del sendero en que nos encontramos, sube muy recto por una canal que las reseñas ponen de muy descompuesta y poco aconsejable, pero mucho más directa.  Nosotros nos dirigimos a las paredes Sur del Argualas bajo las que nos situaremos tras superar una amplísima canal por sendero bien marcado.  Ahora nos dirigiremos por zona muy pedregosa, siguiendo los hitos por nuestra derecha hacia el collado de Argualas dejando el pico homónimo a nuestra espalda y mirando ya en frente nuestro objetivo.


Tras un rato de flanqueo, comenzamos a remontar una pedrera muy empinada por donde ya bajan algunos de los que nos adelantaron antes.  Un par de montañeros muy simpáticos nos comentan que no han llegado hasta arriba pues no les ha gustado la ruta normal más evidente, pero les han dicho que la ruta que va por la cresta es más cómoda.  Bueno, nosotros de momento a nuestra marcha y ya en el collado decidiremos.

Llegamos al collado y observamos a nuestra derecha el camino muy bien marcado por donde se cruza gente que sube y baja.  Al fondo, observamos las trazas de senda que culmina en el collado con el Pico Algás, nos sentamos un momento, echamos vistazo atrás y adelante para decidirnos a acometer los últimos metros por la pedrera hasta el límite del collado e inicio de la cresta.



Si ya durante la subida hasta aquí las vistas a nuestra espalda eran bellas, ahora se abre ante nosotros el Pirineo en esplendor.  Ciertamente, mucho mejor por aquí.  Giramos a nuestra derecha y acometemos los últimos metros que nos quedan por el filo de la arista que no presenta mayor dificultad que el ambiente aéreo normal de estas alturas y algún paso en que hay que apoyar las manos con algo de vacío a los lados.  



Tras una mínima canal sencilla, nos aupamos por fin al lomo cimero que recorreremos sin mayor dificultad para sentarnos a disfrutar del paisaje, hartarnos a fotos y avituallarnos a base de chocolate y cava que hay que celebrar el desprecintado de mis compañeros brindando.




Tras casi una hora en la cima, las nubes van creciendo y nos indican que es hora de volver, aunque no apetezca.  Lo haremos por el camino normal, mucho más sencillo de lo que nos lo habían puesto y aunque la senda esté algo empinada y pelada, se baja bien y rápido.  Superado este primer tramo ya nos encontramos sobre el mismo itinerario de subida que seguiremos tal cual hasta el coche. Una cerveza rápida en el refugio y para casa.



Ciertamente se trata de una ascensión asequible como primer tresmil.  Eso sí, hay que estar mínimamente en forma pues se supera mucho desnivel en poca distancia.  La verticalidad es constante.



AQUI el track

Fecha real: 27/09/2015


Desnivel: 1.488 metros


Distancia: 11 kilómetros


Tiempo invertido: 10 horas con largas paradas



4 comentarios:

Eduardo dijo...

Hola Piriene.

Partiendo de la base, de que no hay tres mil fácil, este no presenta mayor dificultad que como bien dices, superar un gran desnivel en poca distancia.

La canal para mi es la mejor opción, para subir, lo de poco aconsejable, en fin, si eso es difícil, lo que es difícil que será para otros.

Un saludo

Pirene dijo...

Hay gustos para todo Eduardo y dificultades para todos, también.

Salud!

Hoy costra, mañana pus dijo...

Anda, y esa piedra/mapa/señal ¿de donde ha salido?, que curioso, nunca me había fijado...debe ser algún Ibarrola local¡¡, je je.

¡Salud!

Fer

Pirene dijo...

Sí Fer, tiene que haber sido algún local hace poco porque yo tampoco la había visto antes.

Ale pues!