viernes, 18 de julio de 2014

Trekking de Langtang. Día VI: Lama Hotel-Thulo Syabru

Amanece otra vez todo lo claro que debería haber amanecido hace dos días.  Hoy el científico inglés se encuentra mejor y hasta desayuna.  Nosotros nos sorprendemos de ver una gallina muerta en una cesta en el lavadero, enseguida Imán nos saca de dudas: esta noche ha habido un ataque de gato montés.  Los dueños del lodge han conseguido ahuyentarlo pero no han podido salvar la gallina que suponemos terminará en el caldo de esta noche.

Hoy es nuestro penúltimo día que empezaremos desandando lo andado hace un porrón de días cara abajo.  Hace bastante calor y se nota que está deshelando por arriba pues el río ha crecido en caudal considerablemente.



La bajada sigue muy pronunciada y hemos de tener cuidado con los porteadores y mulas que nos cruzamos, aquí la preferencia no la tenemos en absoluto los trekkers, aquí mandan primero las mulas y después los porteadores.  Cruzamos un puente corto y llega la hora del té en Bamboo Lodge, el mismo sitio donde paramos a comer el primer día.



Conforme continuamos la bajada, nos acercamos más al río y también hace mucho más calor.  Pronto alcanzamos otro pequeño lodge donde nos encontramos al inglés descansando y aprovechamos para comer nuestro ya tradicional Dhal-Bat y descansar para preparar los cuerpos pues desde aquí nos desviaremos para acometer el ascenso de los 450m. de desnivel que nos separan de Thulo-Syabru.



Empezamos a andar por el mismo camino que ascendimos el primer día de marcha pero pronto nos desviamos a nuestra izquierda por un sendero mucho menos transitado y muchísimo más empinado.  Hace muchísimo calor y muchísimo sol además de estar recién comidos, lo cual convierte el ascenso en un infierno de sudor, polvo y mareos hasta llegar a un alto donde una encantadora pareja de lugareños nos ofrece artesanía y algo de beber que aceptamos con muchísimo gusto.



Desde aquí vemos nuestro destino.  El paisaje cambia totalmente para recordarnos a esas típicas fotos asiáticas repletas de verdes terrazas de cultivo.  Continuamos camino llaneando un poco hasta comenzar un pronunciado descenso hasta el último puente que cruzaremos en Nepal, bien largo y hermoso para traca final.





Ahora toca remontar todo lo bajado para llegar al pueblo, cosa que hacemos hartos y reventados por el calor.  Por suerte, hoy nos toca hotelazo con baño en la habitación y todo.  Cuando hablamos de hotelazo, nos referimos al edificio rosa de la foto, pero luego ya lo que es higiene y comodidad, seguirán siendo igual de asiáticos que al principio: un par de camastros y una pequeña habitación con un inodoro y un chorro en la pared que hace de ducha.




Lo cierto es que el pueblo tiene su encanto y se nota que la gente se ha asentado aquí desde hace mucho tiempo, estamos más cerca de la civilización y la gente que se ve ya es más mezclada nepalí y tibetana.  Aprovechamos lo que queda de tarde para visitar el monasterio budista y prontito a la cama que mañana es el último día de trekking y tiene pinta de que va a ser también largo y caluroso.





Fecha real: 09/05/2014
Desnivel: uuufff!! un montón entre subir y bajar
Tiempo invertido: seis horas

5 comentarios:

David Naval dijo...

Vaya pedazo de puentes. Y vaya pedazo hotelito, ni el Melrose Place, jejeje.
Lo que no sabía es que se pasase tanto calor en esos trekkings.
Bueno, esperaremos el desenlace de vuestras aventuras himalayescas.
Un abrazo.

Enrique Martínez Labalsa dijo...

Pues la jala, como que no la veo muy apetitosa, claro que estamos mal acostumbrados. El resto paisajes rutas etc., si que molan mucho. Seguiremos atentos al desarrollo. ¿Tienes la suma de kilometros y acumulados de desnivel que os marcasteis?

Pirene dijo...

Pues sí DAVID, pasamos más calor que frío. Allí, a 2.000m. es clima tropical. El fresquete empieza por las noches abajo y a partir de 3.000m. ya la cosa cambia, pero si hace sol sin viento ¡te torras!.

ENRIQUE, lamentablemente no sacamos números de nada ni tampoco nadie los ha colgado (que lo he buscado). En kilómetros no me hago a la idea, pero en desnivel ya habrán sido unos 4.000 allá que allá.

Ale pues!

Eduardo dijo...

Por desgracia todo lo bueno, tiene que terminar, yo pensaba que el trekking era circular, un saludo

Ivan Moreno dijo...

Impresionantes fotos, sigo mirando tu blog, gran trabajo todo muy ordenado. :D