lunes, 29 de junio de 2015

Lac d'Isabe




37ºC a la sombra y subiendo.  Con este panorama nos despedimos de Güeskonsin y ponemos marcha hacia el otro lado del Pirineo en busca del frescor y verdor franceses.  Hace un par de años que leí una entrada de David en su Blog sobre este bello lugar y se me antoja un destino ideal para estas condiciones.  Nos vamos Cuñado, Mediasobri y yo al Lac d’Isabe.

Cruzamos la frontera por El Portalet y continuamos por la carretera pasando Gabás.  Hay que buscar una pista a la izquierda justo antes de un puente sobre el Barranco Vitet.  Remontamos la pista válida para cualquier vehículo con un poco de tiento, hasta las señales de prohibido el paso y justo antes de un puente, a la sombra, aparcamos.

Ya en el coche me he acordado de que no he metido ni cámara de fotos ni gps en la mochila.  Menos mal que llevo mapa y que estamos en pleno siglo XXI y llevamos móviles súper atómicos con cámara de fotos y gps incluido.  ¡Ala pues! Ya no hay excusas, empezamos a andar.


Obviamos el puente y nos adentramos en el bosque por una pista dejando el barranco a nuestra derecha.  Nos acercamos a un gran tubo y nos desviamos a la izquierda para pronto encontrarnos con una bifurcación en un prado de hierbas altas, sólo hay hito a la derecha así que allí nos encaminamos.  La senda transcurre casi llana totalmente paralela al barranco que se escucha unos metros más abajo.  Conforme voy recordando la descripción de David, nos encontramos un alud que cruzamos para luego ir caminando en suave ascenso mientras disfrutamos del frescor y belleza de esta selva de Abeto y Hayas surcada por unas cuantas surgencias y barrancos que magnifican el aspecto de este lugar.



Llegamos a una pequeña presa donde nos cruzamos con la pista principal que muere aquí.  Cruzamos el barranco y comenzamos el grueso de la ascensión de hoy.  La senda sube decidida entre el bosque y apenas describe alguna zeta que nos deje relajar las piernas.  Conforme vamos dejando el barranco a nuestras espaldas, su sonido desparece.  Pero al rato empiezo a escuchar un murmullo de agua lejano y pienso en una cascada que pronto se nos aparecerá despeñándose 400 metros desde el ibón que aún se hará de rogar.


Con la vista de la cascada hacemos un descanso para comprobar que aún nos queda casi medio desnivel por completar.  Nos hidratamos bien y nos pertrechamos con los elementos necesarios para acometer una terrorífica solana empinada que nos exprime el sudor y los ánimos.  Vamos muy lentos pero los cuerpos no dan para más, especialmente el de Mediasobri pobrecica que mira que somos malos los adultos que la metemos por estos sitios.  Conforme vamos subiendo, las vistas a nuestras espaldas se abren y algún rato aún corre una suave brisa.  


Ya estamos cerca y la pendiente se suaviza mientras nos vamos introduciendo en un mini-collado que sirve de portal a este precioso ibón que parece sacado de una revista de la National Geographic…


Para la bajada desandamos nuestros pasos hasta la presa, pero aquí en lugar de buscar la senda, continuamos por la pista hasta el coche que, resguardado por una estupenda sombra, nos espera para regresarnos al horno de la Hoya de Huesca.

No duden, señoras y señores, en acercase a este idílico lugar.  Es una excursión algo exigente pero sencilla con una gran recompensa final. 





Fecha real: 28/06/2015

AQUÍ el track (sólo de bajada)

Desnivel total aproximado: unos 1.000 m.

Distancia recorrida: casi 12km.

Tiempo invertido: muy despacio, no llega a 7h.



4 comentarios:

Hoy costra, mañana pus dijo...

Precioso ibón, es de esos que invitan a tumbarse y dormitar ¡Sobre todo con estos calores!
Justo en la "acera de enfrente" del valle también hay otro ibón muy peculiar, el Lac du Montagnon con su curiosa forma de corazón (http://es.wikiloc.com/wikiloc/imgServer.do?id=1432574).

¡Salud!

Fer

silvia dijo...

Cuando ya has visto muchos ibones, lamentablemente, pocos llegan a sorprenderte, pero sin ninguna duda este lo ha hecho en mi caso. Me parece un sitio idílico y que espero algún día llegar a conocer.
No se si hiciste buen cambio o no de actividad, pero desde luego, el sitio es requetechulo.
Un abrazo.

Pirene dijo...

¡Gracias Fer! lo tendré en cuenta para otro día. De hecho, me ha gustado mucho tu ruta, igual te emulo jijiji

Silvia, desde luego que prefería ir con vosotros y estoy segura de que la cría se lo hubiera pasado genial con los caballos... peeeero, lo de madrugar no lo lleva muy bien pobreta. Te prometo que el Isabe te encantaría.

Salud y abracicos!!

Eduardo dijo...

Jaja, huir del calor en estos días es imposible, en Zaragoza, Güeskonsin o tierras francesas, pero por lo menos este ibón te alegra el corazón, y la vista.

Un saludo