jueves, 16 de julio de 2015

Pico de Comapedrosa (2.942m)


El verano pasado nos dimos una vueltita corta por Andorra y se nos quedó en el tintero su pico más alto.  Este año caerá por fin la conquista del país pirenaico…


Hemos dormido al cobijo de la furgoneta en uno de los parkings de la estación de esquí de Arinsal así que para llegar al punto de partida sólo tenemos que levantarnos y conducir un par de kilómetros atravesando un mini-túnel hasta una urbanización anexa a la localidad de Arinsal.  Desde aquí hay que buscar las marcas roji-blancas de la GR11 y seguirlas por una pista muy empinada que pronto nos presenta un desvío para coger la senda más sombría a través del bosque mixto hasta volvernos a encontrar con la pista y la GR que ya no abandonaremos.  Poco a poco pero sin descanso nos acercamos al Collado de Comapedrosa.  A nuestra izquierda, tras una pronunciada cuesta, se encuentra el Refugio de Comapedrosa y junto a él el Estany de Truitas que visitamos el año pasado.  Nosotros continuaremos recto siguiendo la GR por el único llano que calma las aguas del Río Comapedrosa que queda a nuestra derecha y junto a él la “Pleta” y su cabaña homónimas.  Aprovechamos el paraje para almorzar y descansar un buen rato que ya llevamos medio camino hecho.



Hace un rato que hemos abandonado las bondades de la media montaña, sus bosques y sus pastos para pasar a los rigores de la alta montaña que recorremos gracias a la cómoda GR11 que  serpentea por las laderas empinadísimas que preceden a “La Portella de Baiau”, un pequeño collado con una pequeña balsa de desagüe del Estany Negre que veremos de lejos pues aquí dejamos por fin la GR y nos desviamos a nuestra derecha siguiendo las indicaciones del cartel que reza “Alt de Comapedrosa”.



Entramos en el típico terreno rocoso de las cumbres altas y superamos una fuerte cuesta para encaramarnos en la cresta que, dirección norte, nos encamina a la cima mientras contemplamos el Ibón de Truitas y el Refugio Comapedrosa a la derecha y el Estany Negre a nuestra izquierda.





La cima nos recibe coronada por un panel informativo enorme decorado por una guirnalda de oraciones budistas.  Típico ambiente “tresmilero” mirando todo por encima que para eso estamos en la cima más alta del país… ¿a que suena guay?.

Estamos rodeados de montañas desconocidas pero conseguimos identificar el Pico Tristaína que ascendimos el año pasado y a lo lejos, como si fuera una nube que flota, las Maladetas nos saludan provocativas como sabiendo que les tenemos el ojo puesto.




Aprovechamos la brisa fresca para descansar otro buen rato, comer e hidratarnos.  Se está tan a gusto que invertimos casi una hora allí plantados.  Pero hay que bajar.

Habíamos pensado hacer una circular descendiendo dirección norte hasta el collado del Forat dels Malhiverns por el Refugio Pla de l’Estany, pero una lugareña nos indica que la ruta es muy incómoda, larga y con mucha nieve para estas fechas.  La verdad es que sin conocer bien la zona, me echo para atrás rápidamente y decidimos seguir las recomendaciones de la muchacha que nos indica la bajada por el “Camino del Port de Baiau”.

Empezamos el descenso por la ladera nor-oeste siguiendo senda muy pisada que nos ayuda con una pedrera de esas incómodas y resbaladizas que tanto me gustan a mí (dicho con todo el “rintintin” que me sale del alma) pero más pronto que tarde, el terreno se suaviza y conforme alcanzamos el lago, retomamos también las marcas de GR que nos llevarán por la orilla dejando el agua a nuestra derecha y atravesando algún nevero muy pisado pero sin lugar al resbalón que podría suponer un buen chapuzón en agua helada.



Llegados al Portal Baiau, cerramos el círculo y nos encontramos sobre nuestros pasos que no abandonaremos hasta las inmediaciones de los llanos donde nos desviaremos por una senda a la derecha que ascenderá suavemente por un pequeño y bello bosque de rododendro hasta el refugio donde haremos parada y fonda para recuperarnos del terrible calor que cae a estas horas del día.  Desde aquí, continuaremos por la GR ya sin abandonarla hasta la furgoneta.


Muy recomendable ascensión al coloso andorrano que únicamente presenta la dificultad del fuerte desnivel acumulado y algún paso de pequeña y fácil trepada en la cresta final. 





Fecha real: 06/07/2015

AQUÍ el track

Desnivel acumulado: 1.480m.

Distancia recorrida: 15km.

Tiempo invertido: 9 horas con paradas.

6 comentarios:

David Naval dijo...

Enhorabuena. Tu estás ya abonada a las "triunfadas".
Y leyendo la reseña pienso "...mira que me queda por recorrer desde Benasque hacia Oriente".
Salud!!

J. M. N. dijo...

escolti nena, no me parece bien que puyes aqueste montañe eeehh. Y menos que dispues vengas a dar envidies...

Que noooo!!! Q mola que conquistéis nuevos territorios para la corona Oregonesa.

Habría que pensar en hacer otra conjuntamente no???? Que ya han pasado dos semanas...

hala, mocetes, bienvenidos a la cruda realidad.
Salud y albahaca... (y alguna birra)

J. M. N. dijo...

Estooooo, que se me ha debido quedar el dedo enganchao y he publicado la misma chorrada tropezientas veces....
Lo siento, moza...

Hoy costra, mañana pus dijo...

¡Majo monte el Comapedrosa!, una vez que subí me pasó una cosa curiosa:
vino un helicóptero desde el valle y se acercó a la cima, vamos que se acercó tanto que nos veíamos las caras, total que el tío saludó, dijo que se piraba y se largó en picado hacia el valle otra vez...curioso este montañismo cómodo "de luxe"¡¡.

¡Salud!

Fer

silvia dijo...

Enhorabuena!!!!!!!!
Esto si que es una triunfada total!!!
Besos.

Pirene dijo...

Pues sí DAVID... ¡anda que no nos queda monte aún por descubrir!

Ya está solucionado JM, he borrado sólo dos mensajes de más jeje

FER, yo también vi un helicóptero pero en otro sitio y más bien trabajando... esta semana supongo que os lo contaré.

Gracias SILVIA, dentro de un tiempo volveremos a compartir alguna triunfada de estas... ya verás.

Salud y orujo pues para todos!!!