jueves, 11 de diciembre de 2014

Punta Güé (1.570m)


Para que luego no digan por ahí que no digo nada y puesto que la actividad se encuentra ausente de mi currículum montañero estos días de primeros fríos y tempestades varias, relataré someramente lo que aconteció el día en que temprano por la mañana nos reunimos en la localidad de Arguisal unos cuantos blogueros montañeros y sus correspondientes acompañantes humanos y animales.



El día se presentaba frío, húmedo y oscuro a pesar de lo cual los ánimos continuaron por la labor de auparse a la modesta cima de Punta Güé que ganas tenía una de conquistar pues ya una vez lo había intentado sin éxito.  Comenzamos a caminar siguiendo con nuestra habitual fe ciega a J.M.N. que nos quiere guiar por un camino poco habitual, tan exótico que se encuentra vallado en sus primeros metros.  Como somos personas de bien y por si los propietarios de las vallas necesitaran agua o ayuda, saltamos los obstáculos hasta encontrar el buen camino que continúa en forma de pista hasta encontrarnos con un desvío que hacia nuestra derecha nos adentra en una senda marcada y apañada por un lugareño que se ha tomado la molestia hasta de fabricar algún escalón que facilita el ascenso.  La senda sube decidida y sin lugar a la duda por el vértice de la montaña regalándonos algún pasaje incluso aéreo para que no nos aburramos.


Paramos a descansar y almorzar en un pequeño rellano boscoso y continuamos siguiendo la senda sin la más mínima duda de su orientación pues la limpieza y las marcas blancas que presenta de verdad que no dejan lugar a la más mínima duda, aquí el que se pierde es porque quiere.  Poco después hollamos la amplia cima coronada por una torre de vigilancia de incendios y por un vértice geodésico junto al cual acometemos otro ligero descanso tras el cual comenzamos el descenso esta vez por la ruta de ascenso normal.



Conforme desciendo siguiendo al grupo voy pensando que vamos contra-dirección de nuestro destino y voy calculando distancias hasta darme cuenta que la corta y cómoda excursión que tenía en mente se está convirtiendo en una atorada carrera de obstáculos pues al llegar a las inmediaciones de Sorripas nos encontramos con unas cuantas vallas que nos van cortando el paso en nuestra búsqueda del camino más corto hasta el centro de la localidad al que llegamos bromeando sobre nuestra suerte.


A partir de aquí sólo nos queda continuar ya por senda “oficial” y sin vallas recorriendo las faldas de la montaña hasta dar nuevamente con la pista de esta mañana que seguiremos hasta darnos de frente con los coches que nos esperan para llevarnos hasta el Camping Valle de Tena en cuyo restaurante tenemos reserva desde hace tiempo para compartir comida en plato, cosa que no habíamos hecho todos juntos hasta hoy y mire usted, que ya quiero repetir.

AQUÍ la crónica de J.M.N. y AQUÍ la crónica de Silvia



El track AQUÍ

Fecha real: 23/11/2014

Cartografía: la cabezota de J.M.N.

Desnivel acumulado: 1.200 acumulado según el gps ( no sé si contará los saltos de vallas)

Distancia recorrida: 14kms.

Tiempo invertido: 5 horas

3 comentarios:

Eduardo dijo...

Con esa compañía, casi que da igual la ruta que se haga. Ya leí que tuvisteis compañía durante la ruta, y os invitarón a no pasar. Un saludo

Pirene dijo...

Pues sí, lo mejor de todo la compañía.

Salud!

silvia dijo...

Y que bien que a esa compañía le restan pocos días para volverse a juntar...qué ganas tengo!!!!
Un besote guapa!!