jueves, 5 de diciembre de 2013

De paseo por Vadiello

Circular Vadiello-San Cosme y San Damián-Huevo de San Cosme-Vadiello

Haciendo planes para el finde, me proponen hacer algún paseo el sábado para probar la rodilla recién operada de Jabalina.  Hay que buscar algo corto y con poco desnivel.  Primero pienso en la ruta de las gargantas de Escuaín pero es mucho coche para poco “pastel”, así que se monta un concurso mediante WatsApp del que resulta ganador JM con su idea del Huevo de San Cosme.

Sin madrugar mucho, nos ponemos en marcha:  Jabalina, Noviodejabalina y servidora hacia el embalse de Vadiello para aparcar en el parking de la confederación hidrográfica, cerca del túnel de acceso a la presa que cruzamos para girar a nuestra izquierda siguiendo la pista y contemplando el entorno con sus mallos, con su Borón y con sus aguas cristalinas.


Al poco encontramos un desvío señalizado hacia la Ermita de San Cosme y San Damián, lo cogemos desviándonos a la izquierda para pasar por la Cruz Cubierta y enseguida continuar por una encantadora senda que desciende cómodamente hasta topar nuevamente con la pista que debemos seguir hacia nuestra derecha pues de lo contrario, nos daríamos de bruces con las rejas que los propietarios han colocado para vetar al pueblo llano el disfrute de la Ermita.  


Ahora seguimos la pista pasando por varias pequeñas Ermitas incluida la de la Fuen Santa donde entramos a echar un vistazo a la fuente de la que se dice mana agua milagrosa.  Por si acaso, no probamos, vaya a ser que se nos indigeste.





Tras unos cuantos metros de aburrida pista, encontramos el desvío hacia el Huevo de San Cosme que no es otra cosa que un mallo con la forma del citado fruto de la gallina al que accedemos por una senda que primero asciende por una solana típica guarense para adentrarse después en un sombrío encinar del que ya no saldremos hasta dar con un cartel que nos indica estar a los pies de nuestro objetivo.  Parada, trago de agua, unos cacahuetes y media vuelta.



Desandamos la senda y volvemos a la pista para continuar en subida un rato y desviarnos a la derecha retomando dirección al embalse por la misma pista y volver al coche mientras disfrutamos las vistas de los Mallos de Vadiello y el Borón en esplendor.




De vuelta en Huesca, la cañita triunfal cae esta vez en la Bodega Pirineos donde aderezamos el brebaje con unos vinagrillos.

Excursión entretenida para hacer en cualquier momento (evitando los calores de agosto, por supuesto) y con cualquier persona.  Sin dificultad.



Fecha real: 30/11/2013
Cartografía: Editorial Pirineos nº7, Parque de la Sierra y los Cañones de Guara
Desnivel: unos 500m.
Distancia: unos 10kms.
Tiempo invertido: tres horetas o así

2 comentarios:

Eduardo dijo...

La hicmos a principios de año y es una ruta entretenida y sencilla, podíais haber subida a la Peña San Cosme, que tiene un tramo muy chulo, y alguna trepada sencilla y os venía de camino, saludos

Anónimo dijo...

Hola,
En esta web podéis ver otro enfoque sobre los Pirineos: http://www.mojonesdelospirineos.com
Saludos