viernes, 8 de noviembre de 2013

Dec de Lhurs (2.176m.)

Esto del “blogueo” es lo que tiene, que conoces gente maja y no ves el día de quedar todos para compartir actividad, cosa que hicimos este domingo.  Día grande, conseguimos juntarnos Servidora de Ustedes de este nuestro blog “Montañera a tus Montañas”, J.M.N. de “Pirineos, Montañas y Hombres”, Silvia de “Los del Termo”, David de “Rutas por el Pirineo” y Pol de “L’aragonés en a Escuela”.  Nos acompañan Bonito del Norte, J.C., Luisa, Helena y el Yeti, todos de sus padres y sus madres respectivamente.

La cita es en el bar L’artica de Jaca donde acudimos todos puntuales y sin madrugar oyes, ¡que gozada!.  El día tiene buena pinta a este lado del Piri.  Nos repartimos en dos furgos y ¡ala! A cruzar la frontera.  Ya por Canfranc el aspecto de la meteo cambia pero es salir del túnel y Francia se nos presenta escondida en una nebulosa blanca y húmeda que a servidora le hace dudar del éxito de la gesta de hoy.  Pero como nadie dice nada, pos oye, chitón.

Tomamos el desvío de Lescún y sin llegar al pueblo, siguiendo las señales, terminamos aparcando en la Borda Masousa.  Llueve un “calabobos” de esos tipo San Sebastián que a mí me pone tan mala leche, pero nadie se revela a pesar de que yo lo intento.  No hay cuorum.  Todo el mundo se calza el Goretex y ale para arriba ¡ridiez, con lo poco que me gusta mojarme nada más empezar!.

Total que echamos a andar siguiendo la pista y menos mal que es una pista porque la visibilidad es nula, aunque he de admitir que el bosque tiene su aquel los días como hoy.  La cosa es fácil, sólo hay que seguir la pista y estar atentos a algún cruce que nos haga el camino más corto (aunque más empinado) para ir ganando altura.  Cerca de la Borda Anglatte, la pista se convierte en una senda más bien ancha que se estrecha al llegar al cruce del barranco de desagüe del Lac de Lhurs y también se empina en un pequeño resalte en el que hay que prestar un pelín de atención, sobre todo porque el suelo está, lógicamente, tan mojado como nosotros.



Desde aquí ya queda poco para llegar al Lago y Refugio de Lhurs.  ¡Que bien! Pienso, comemos en el refugio y bajamos que total con la que está cayendo no vale la pena subir al pico.  Llaneamos un rato y llegamos al Lago que rodeamos para acercarnos al refugio que está como deberían estar todos los refugios: limpio y acondicionado.  Nos acomodamos y empiezan a correr los vinos, longanizas y galletas de chocolate gracias a lo cual me pongo a comer como una tocineta y a beber vino como uno que bebe mucho vino hasta que percibo movimiento a mi alrededor.  ¡Ala! Estos chalados han decidido subir… ¡y Bonito se apunta! Y yo, como soy una picada, pues me apunto también.  Como Helena se queda a cuidar el fuego, dejamos algunas mochilas a su cargo.


Por lo menos ya no llueve y a ratos se abre un poco la niebla.  Desde el refugio no hay una senda clara y definida así que tiramos ladera arriba como nos viene en gana buscando un collado herboso a la derecha del pico y aquí la cosa se empieza a despejar más y más.  Menos mal, porque estas rampas recién comidos y al ritmo que hemos cogido son para cargarse al mas pintado (menos a David, que ya nos lleva buena ventaja ¡que fuerte está el jodío!).




En el collado se aprecia traza de senda y la seguimos ya dirección al lomo cimero que es un caos calizo por donde nos vamos aupando echando el resto trepada aquí, trepada allá hasta la cima. 




Tenemos suerte, hay muchas nubes pero las cumbres están despejadas lo que le confiere un ambiente bello y misterioso al ya de por sí bonito paraje en el que nos encontramos, así pues, desenfundamos cámaras y móviles en un festival fotográfico que ríase usted de los safaris esos que organizan en África para fotografiar bichos.  Ayudados por un simpático jóven francés, sacamos foto de grupo y todo… ¡esto es una bacanal fotográfica!.

Saciados de nuestra voraz hambre de imágenes.  Emprendemos la bajada por el mismo camino, recogemos a Helena y hasta los coches disfrutando, ahora sí, del paisaje que ha despejado algo y se deja inmortalizar.





Ascensión preciosa y sencilla excepto por los pasos de trepada finales.

¡GRACIAS DAVID!

Fecha real: 03/11/2013
Cartografia: Rando Éditions nº3.  Béarn y los tracks de J.C., J.M. y David
Desnivel: 1.216m. más o menos
Distancia: 15km. más o menos
Tiempo invertido: seis horetas a paso más o menos ligero y parando a comer

7 comentarios:

David Naval dijo...

Ahí, Ahí !! etiquetado como "Triundada", totalmente de acuerdo!!,
Desde luego mereció la pena al final !!, je, je.
El espíritu "davideño" no debe decaer, yo siempre pienso que va a salir el sol, y si no sale, siempre habremos caminando esperando que saliera, con buena moral.
Un abrazo, y hasta la próxima!

Eduardo dijo...

Menuda triunfada, gran ruta y mejor compañía, al final el tiempo parece que se arreglo algo, saludos

Anónimo dijo...

¡¡Pedazo de montañón¡¡
Este verano también estuve por allí "disfrutando" del corredor NE:
http://costraypus.blogspot.com.es/2013/08/dec-de-lhurs-por-el-corredor-ne.html

¡Salud¡

Fernando

silvia dijo...

Buenas fotos y buena crónica moza!
Menos mal que el espíritu davideño pudo también contigo y no te perdiste esta peazo de triunfada de la que tanto disfrutamos.
Hasta la próxima quedada bloguera, que seguro no se demorará mucho en el tiempo por lo bien que lo pasamos tod@s junt@s en esta.

Enrique Martínez Labalsa dijo...

Si señor buena triunfada, yo ya voy disfrutando casi mas de lo que leo que de lo que hago, asi que, egoistamente, pido que sigais con estas publicaciones.
Un abrazo

Pirene dijo...

¡¡Bien DAVID!! mantendremos el espíritu davideño de aquí en adelante!

Sí EDUARDO, la cosa se arregló lo justo para poder disfrutar la cima.

SILVIA: sí, ya tengo ganas de juntarnos otra vez ! ¡ays!

Gracias ENRIQUE pero que sepas que al menos yo también disfruto mucho con tus publicaciones.

Salud y monte a tod@s y gracias por pasar!!!

Pirene dijo...

¡FERNANDO! Casi me voy sin decirte nada!

He visto tu reseña. Muy chula, buen ambiente tiene que haber ¿quién sabe?, a lo mejor cae una repetición.

Salud y gracias!