viernes, 14 de diciembre de 2012

Raqueteando por Aneu


Pensando en los tiempos en que durante el invierno no me quedaba otra que andar hundiéndome hasta las rodillas, recordé la envidia que me daban los pocos franceses que veía desfilar con sus raquetas.  Así se me ocurrió la idea de hacer lo propio ahora que semejante herramienta está de moda y así recordé que la zona donde más había contemplado la hazaña del “trekking enraquetado” era el Valle de Anéu, cercano y siempre blanco.

Allá que nos fuimos tempranito por la mañana con la intención de darle la vuelta al Peyreguet con las raquetas alquiladas en los pies.  Paramos en Escarrilla al visualizar el cartel de raquetas de alquiler, nos hacemos con las herramientas y echamos un café para calentar cuerpos que hace frío del de verdad.  Ahora sí enfilamos dirección a Francia y al llegar a Portalet vemos que los vecinos, como es habitual, no limpian mucho sus carreteras así que aparcamos en la mismísima frontera para empezar a andar raquetas en mano en busca del famoso parking que hay unos metros más adentro del gabacho.



Al poco vemos una pandilleta colocándose los zarrios esos en los pies y bajando directos hacia la archifamosa granja de Gabás esa donde venden queso bueno, bueno.  Ale, pues nos apuntamos y tras cuarto de hora de ajustes varios ponemos marcha hacia la granja.  Paramos cerca de ella para realizar las evacuaciones corporales pertinentes y de paso decidimos dejar el plan de la vuelta al Peyreguet para otro rato pues las puñeteras raquetas de alquiler parecen más zapatos de payaso que otra cosa y aunque ayudan no son fáciles de manejar, menos para no iniciados como nosotros.  Así, dejamos la senda del Peyreguet a nuestra derecha y enfilamos hacia el fondo del valle gozando como enanos de un día soleado y sin viento, con la temperatura ideal para andar en jersey y hacer el tonto con la nieve que pa eso está.


Llevamos andando como un par de horas cuando encontramos una vaguada maja y llana para desviarnos a nuestra izquierda y enganchar con otro itinerario que según el mapa nos llevaría directos a la frontera.  Pero antes paramos a comer algo en un colladito a los pies del Pene de la Glére que parece lo menos el campo base del Everest petao de peña ataviada de ropas y herramientas diversas como para ir vaya usted a saber ande.  Ahora sí, empezamos a bajar siguiendo a “todo kiski” hasta que mi olfato de “perreta caminera” hace aparición y propongo dejar de seguir a la peña para desviarnos y situarnos en el itinerario más llano que nos lleva ¡sí señor! Directos al coche (¡que fiera soy por dios!).

¡Y eso es todo amigos! Un paseito majo para retomar contacto con la nieve e ir practicando con las raquetas que he de admitir, son útiles, aunque no en todos los terrenos.

Fecha real de la excursión: 09/12/2012
Cartografía: Un mapa gabacho que no tengo a mano ahora mismo
Fotos: Pocas pero majas ¿no?

5 comentarios:

David Naval dijo...

ja,ja,ja Pirene...pero yo pensaba que estabas más ducha en artificios de esos para no hundirte en la nieve y evitar terminar con las partes bajas de cualquier manera menos refociladas...porque eso de que la nieve ardía es solo en la canción.

Tienes que probar los esquises, que te darán alas...anímate!

Un abrazo.

Eduardo dijo...

La verdad que las raquetas cuando uno se aconstumbra, van muy bien, aunque me imagino que las alquiladas llevarán tantos usos que ha saber como estarán. Saludos

Pirene dijo...

Huy! los esquíes y yo somos como agua y aceite ¡que no, que no!. No sé por qué, pero siempre le he tenido miedo al esquí. Para aprender hay que empezar en las pistas y, la verdad, velocidad y mucha gente junta me da pavor.

Este año quiero probar el fondo a ver si me gusta (que creo que va a ser que sí).

Ya he puesto las raquetas en la carta para los reyes a ver si caen. Jiji!

Saludos!

David Naval dijo...

Ala pues Pirene, que me ha dicho el pajarico Pinzón que te has portado bien y que te traerán las raquetas.

Oye, que si alguna vez tú o la troop de las jóvenes castoras/es os apetece alguna andadica me lo dices ya que yo salgo la mayoría de fines de semana, o si prefieres mandarme tu email te añado al grupo de "andarines y raqueteros" y te voy enviando propuestas que de vez en cuando voy organizando. Las mando al grupo y se apunta quien le apetece.

Saludicos!

Ivan Moreno dijo...

:O Quien pudiera pasar alli todo el invierno! Bonitas fotos de naturaleza :D