miércoles, 20 de enero de 2016

Lardiés-Berroy-Pardina de Asué-Berroy-Lardiés


Hay que ver cómo cambian los planes desde que se gestan hasta que se concluyen.  Empezamos eligiendo el día ideal para coincidir todas y continuamos pensando la actividad que, en principio, consistiría en un paseo con raquetas pero el mal tiempo y las buenas ideas del sin par JM nos llevaron a elegir una agradable ruta circular desde Lardiés hasta Berroy rodeando todo el Pico homónimo para regresar al punto de inicio. 

Así que salimos de Huesca cuatro jóvenes castoras, cuatro, a saber: Cheles, Elena, Chus y esta humilde suscriptora, dirección a Fiscal en cuyo camping nos esperaban JM, Kankel y Angel para poner rumbo a Lardiés donde aparcamos.

Los grandes del Valle del Aragón barridos por la ventisca

Empezamos a andar siguiendo la calle única de Lardiés y adentrándonos en el bosque a través de una senda muy clara que nos ayudó a superar la ladera hasta cruzar la pista y atender un hito para, a nuestra izquierda, encontrar una antigua tiradera empinada como ella sola por la que subiremos en un suspiro hasta el despoblado de Berroy, hacia cuya iglesia nos encaminamos para almorzar que se está estupendamente contemplando la ventolera que hace alrededor menos aquí… ¡que listo este JM, vale un valer!.


Volvimos sobre nuestros pasos en busca de marcas, carteles o señales que nos ayudaran a seguir el itinerario recién limpio y acondicionado como circuito BTT que nos vino estupendamente y encontramos a la primera justo donde acaba la tiradera, marcado con hitos, pintura amarilla y placas metálicas.

Nuestro objetivo ahora era la Pardina de Asué, a la que llegamos sin dificultad siguiendo la senda en la que nos encontramos una singular escultura de piedras que se supone es un crucero.   Una pequeña señalización nos indicó el camino a seguir, por nuestra derecha, para alcanzar la Pardina desde donde contemplamos las zonas altas de Ordesa cubiertas de nubarrones ventisqueros.




Tras echar un vistazo, regresamos a la senda y la seguimos para cruzarnos con una pista en la que giramos a nuestra izquierda, dando sentido anti-horario al itinerario de hoy.   Ascendimos la suave pendiente de la pista que, al encontrarse en cara norte, se nos presentó cubierta de una fina capa de nieve y hielo.

Al llegar a un rellano con un abrevadero, abandonamos la pista por nuestra derecha, y nos incorporamos a una ancha senda en dirección oeste hasta salir a un amplísimo collado a unos cuantos metros bajo la cima del Pico Berroy que distinguimos por estar coronado por unas antenas.


Las vistas sobre Valle de Ara eran de primer orden pero a pesar de que nos apetecía quedarnos un rato más, decidimos comenzar el descenso de vuelta al despoblado de Berroy para comer allí, más cerca que lejos de los coches para lo cual nos incorporamos a la senda que sale junto a un murete de piedra señalizada con un hito.  No había pérdida, la senda serpentea por las laderas Sur aprovechando viras y antiguos muros, lo que hizo nuestras delicias para bajar a buen ritmo aprovechando el suave sol invernal.

Tras comer en una praderita al sol re-emprendimos la marcha en busca del camino por el que llegamos a este mismo lugar hace unas horas para cerrar así el círculo y descender de vuelta a Lardiés donde nos esperan los coches.







AQUÍ el track

Fecha real: 08/01/2016

Desnivel: 770m

Distancia: 14km

Tiempo: 6h

3 comentarios:

J. M. N. dijo...

Hay veces que creo que no debería sugerir tanto. Creo que me meto donde no me llaman... pero ese día la ruta fue un acierto... debía ser el único sitio de todo el Piri donde no pegaba el viento....
Si os gustó ya es más que suficiente. A mi, me pareció un día perfecto con gente majísima....
Eso sí, tenemos una raquetada pendiente... y más cosas de las que ya iremos hablando.
Salud moceta.

Eduardo dijo...

Hola Pirene.

No hay nada mejor, que ir acompañado por un buen conocedor de la zona, sin duda ir protegidos del aire, es un gran punto a favor, además las vistas del valle, espectaculares!!!

Un saludo.

Hoy costra, mañana pus dijo...

Hola Pirene.

Que interesante, no conocía esta zona.

¡Gracias por compartirla!

Fer