martes, 16 de julio de 2013

Toronzué (2.268 m.) circular desde Linás de Broto

¡Pero que matá! A las 6:15 de la mañana que estoy saliendo de casa con las legañas aún frescas ¡pero que dura la vida de la montañera!. 

Total, que hemos quedado en Biescas J.M.N., Silvia, J.C. y servidora de ustedes para hacer una vuelteta por la France.  Ya desde Monrepós me doy cuenta que va a ser complicado, todo el piri está cubierto y si acaso hay alguna posibilidad, habrá de ser en nuestra vertiente y no en la gabacha, cosa que me confirma J.M.N. cuando me reúno con ellos en un bar de Biescas.  Barajamos opciones y al final elegimos Toronzué, pero haciendo una circular que se conoce J.M. … si ya te digo yo que se me ha acabado lo de las vías normales, esto me pasa por juntarme con quien no debo ¡jejeje!.  En fin.


Llegamos hasta Linás de Broto y no hay un miserable sitio para aparcar, así que nos acercamos hasta donde hemos de terminar la pateada de hoy.  No me pregunten más, he dormido fatal y menos mal que “me llevan” porque ciertamente me entero de poca cosa.

Desde aquí retrocedemos hasta el pueblo y en éste, por alguna calle a nuestra derecha empezamos un camino que se adentra en un bosque.  Se nota que ha llovido hace poco, hay un buen barrizal de esos que te convierten las botas en pesas de medio kilo cada una.  J.M. marca el paso y a mí ¡incauta! se me ocurre seguirlo.  Con la m*rd* de noche que he pasado y sin haber descansado en toda la semana empiezo a sudar como una que suda mucho y ya me noto que no voy a tener el día fino, que no, que hoy no es mi mejor día.

Al salir del bosque ya vemos claramente nuestro objetivo y su sencilla ruta de ascenso ¡menos mal! parece cosa fácil para este cuerpecito mío.


Desde aquí hay que ir remontando laderas herbosas sin camino definido pero que realmente no hace falta.  Hacemos una paradita para almorzar y reponer fuerzas mientras contemplamos las cumbres de Sobrepuerto.





Caminamos todo el rato junto a una valla separadora de ganado.  La pendiente se hace sinceramente pesada, pero la idea del paisaje que pronto vamos a contemplar anima el temple.


Voy haciendo zetas para ir más suave, lo cual me retrasa un pelín pero mis piernas y pulmones lo agradecen.  Aprovecho para fotografiar alguna florecilla de las tantísimas que siguen poblando las laderas este año y finalmente gano la cumbre donde ya me esperan los demás babeando ante la belleza del entorno.



Buenos tragazos de agua y fotografías a mansalva, un descansito y a emprender la bajada por el cresterío dirección a Tendeñera. 



Sube y baja, sube y baja hasta un colladete desde donde nos parece más factible el descenso hacia el barranco de las Fuevas.  Si ya te digo yo que lo mío son las vías normales, con esta c*c* de botas que llevo los tobillos se me hacen de mantequilla y a poco que no tengo cuidado me resbalo que no veas.  En fin, despotricando pero muy bien atendida, llegamos al bucólico valle donde las vacas nos saludan enfadadas pero muy fotogénicas ellas, como siempre.


Desde aquí hay que alcanzar un refugio cuyo nombre no me sé (seguro que J.M. nos lo cuenta luego).  Aquí comemos a la sombra y empezamos el descenso ahora ya por la pista primero y por una preciosa senda después mientras escuchamos a nuestras espaldas la tormenta que descarga justo donde estábamos hace un par de horas.  Afortunadamente no nos pilla y llegamos a los coches mojados sólo por nuestro propio sudor.

Cervecita de rigor en el Albergue “El último bucardo” y como es pronto, otra más en Biescas para recomponerme antes de emprender camino de regreso a Güeskonsin.

Muy agradable excursión, oyes, agradecida estoy.

Fecha real de la triunfada: 13/07/2013
Cartografía: El GPS y la cabezota de J.M.N.
Fotografías: Aquí las mías.  Más en los blogs de l@s compis.

4 comentarios:

Eduardo dijo...

Pues mira que he subido el Erata y Pelopín, pero este no lo he subido nunca, y veo que ofrece buenas vistas, saludos

silvia dijo...

Mucho me temo que esto ha sido todo un paseíto respecto a lo que se nos avecina el domingo...
Un abrazo.

Enrique Martínez Labalsa dijo...

Mala es la envidia ¡oyes!. Este monte me lo hice yo tieso desde Cotefablo, ida y vuelta por el mismo sitio. Ahora ya tengo vuestro trak y si algun dia me ocurre, o acompaño a alguien, ya se que se puede "circular". Gracias, Saludos y buen monte.

Pirene dijo...

Pos nada EDUARDO, ya tienes otro pendiente.

SILVIA:seguro que esto nos parece un paseíto, seguro.

ENRIQUE: guarda ese track como oro en paño que de verdad resulta muy bonita.

¡Saludicos a tod@s!