jueves, 25 de febrero de 2016

Pico Canal Roya (2.345m) (Sí, otra vez)


Que si me voy de concierto, que si estoy resfriada, que si hace mal tiempo, total que se me va a ir febrero sin haber probado las bondades de las altas pero copiosas nevadas caídas.  ¡No puede ser! Así que por fin, aunque sin madrugar, mi inseparable Bonito del Norte y Servidora nos ponemos en marcha dirección Formigal, con el Pico Espelunciecha en mente.  Hace un día inmejorable tras una buena nevada, por eso no madrugamos, pensando que los esquiadores ya habrían llegado antes que nosotros, pero no, hoy baten récords de asistencia y nos encontramos la tradicional retención ya en Biescas desde donde nos cuesta una hora llegar al primer parking de la estación donde un cartel nos indica que el parking Anayet, donde deberíamos aparcar, está completo.  Pues nada, plan B, continuamos hasta la frontera y aparcamos como podemos en un canto de la carretera.  Entre pitos y flautas es casi mediodía cuando empezamos a andar.

El Midi, dueño y señor de todas las vistas

Estamos en las inmediaciones del Hotel que hay justo al pasar la frontera.  Raquetas en mano, caminamos por la carretera hasta encontrar una buena entrada a la nieve donde nos calzamos las raquetas para descender la ladera en busca de un puente tras el que giraremos a nuestra izquierda en dirección al “Centre Pastoral” desde donde iremos coincidiendo con las hordas de personas pertrechadas con elementos deslizantes varios.  Caminamos ligeros siguiendo la “Autopista de Canalroya” que no abandonaremos mientras superamos las suaves cuestas de este bello circo de Anéou en busca del Pla de la Gradillere tras el cual remontaremos la ladera hasta el Col de Houer y al girar a la izquierda la pala de nieve más dura que nos abre paso a la cima.


Dejamos atrás el Penne de la Glere y los númerosos grupos de esquiadores que ya vuelven

Últimos metros de la "Autopista" antes de empezar a remontar la última pala

La desafiante cara norte del Anayet


Es una ruta fácil y corta, ideal para iniciarse en la nieve.  Ya no sé cuántas veces he pisado esta cumbre, pero la verdad es que nunca decepciona y encima hoy nos encontramos a dos conocidos… primero el sin par David ¡menudo alegrón me llevé! Y Alberto, un zagal de Huesca que no sabía yo practicara el esquí de montaña.  Ala, tragos de vino, capazo largo y ya tenemos la autopista despejada.  David y Alberto fluyen cada uno por su lado y nosotros somos los últimos en descender agradeciendo la soledad y el silencio que tanto han escaseado esta mañana.  Siempre me ha gustado esta hora en la montaña, cuando la tarde envejece y todo queda como tostado, la nieve “naranjea” y los sonidos bajan de tono.  Así, con esta sensación, regresamos al coche y al temido atasco que se queda en nada cuando superamos las salidas de los parkings de la estación.  ¡Hurra! Llegamos a Huesca a tiempo de darnos una vuelta por ahí, que para eso es sábado.

Desde el atasco contemplamos cómo la luna va ganando terreno.  Siempre hay un lado bueno.



AQUI el track

Fecha real: 20/02/2016

Desnivel acumulado: 823m

Distancia recorrida: 10km

Tiempo invertido: 5h



3 comentarios:

David Naval dijo...

Buenas!!
Yo esta cima siempre la intento subir a primera hora o más bien tarde para evitar las aglomeraciones.
Alguna vez habría que probar como en los conciertos heavies, a tirarse en plancha encima de la gente desde la misma carretera para ver si la masa de brazos te sube hasta la misma cima.
Salud y muchas más Canalroyas!

Pirene dijo...

Jajaja!! un día probamos ¿vale?, pero tú primero jajaja!!

Antes tenía dos tradiciones: subía a Peña Oroel todas las primaveras y recorría la Faja Pelay todos los otoños... ahora va a ser que subiré al Canaroya todos los inviernos... a ver qué repito este verano y así ya tengo el año completo.

Salud!

Hoy costra, mañana pus dijo...

Hola Pirene.

Un Canal Roya al año no hace daño, eso sí, como comenta David, mientras no te importen las multitudes. Creo que he estado en conciertos en los que había menos gente que en alguna de esas cimas un día soleado de invierno, je je¡¡

¡Salud y Canal Royas!

Fer.